Hospitales dejan sin uso resonancias de alta gama porque Sanidad impide su renovación

La consellera de Sanidad, Carmen Móntón, habla con unos médicos en una zona de protección radiológica. BIEL ALIÑO

La Conselleria confirma que la empresa las ha parado pero se pueden utilizar sin las actualizaciones

La Agencia Nacional del Medicamento dice que por seguridad deben dejar de usarse si están obsoletas

16/12/2016 07:51

Los impedimentos a la renovación de las máquinas de diagnóstico por imagen (resonancias magnéticas) por parte de la Conselleria de Sanidad ha provocado que algunos de estos equipos, que debían ser modernizados para poder seguir funcionando con seguridad, hayan sido paralizadossine die, con el consiguiente perjuicio para los pacientes que debían someterse a pruebas y que han debido ser derivados a otros centros médicos, según explicaron fuentes sindicales que han seguido la negociación con las autoridades sanitarias

Estas paradas de tecnología se han producido ya en el Hospital Clínico de Valencia y en el Hospital de Elche donde se han dejado sin uso una resonancia (RM) de tres teslas y otra de 1,5 teslas, respectivamente. La primera parada fue la del equipo de RM GE 3T instalado en el Clínico que había entrado la fase de fin de vida útil, por lo que la UTE Erescanner Salud que gestiona los equipos -mediante escrito presentado en Conselleria en fecha 25-7-2016- propuso su sustitución por un equipo de Resonancia Magnética Signa Architec 3T de GE.

Las mismas fuentes sindicales confirmaron que se había anunciado que este equipo «iba a ser uno de los seis primeros en el mundo, de los cuales tres se instalarían en Europa y su incorporación convertiría al Hospital Clínico en centro piloto mundial y de referencia europea en esta tecnología».

Sin embargo, desde la Conselleria de Sanidad, que dirige Carmen Montón, se ordenó que no fuese actualizado el equipo, pese a que, por contrato, todos los costes de dicha tecnología son responsabilidad de la propia UTE, incluidos los de actualización. El propio contrato impone la necesidad de actualizaciones periódicas, que correrán a cargo de la empresa contratada, para asegurar la calidad del servicio a los pacientes.

Sin piezas

Ante la decisión de Sanidad, la Agencia Nacional del Medicamento argumentó, tras ser consultada durante el pasado mes de agosto, que por seguridad «un equipo de resonancia magnética no debería seguir utilizándose en los centros sanitarios cuando ha finalizado su vida útil y no hay disponibilidad de piezas de recambio para un adecuado mantenimiento del mismo».

La parada de la resonancia del Clínico se produjo en octubre y se trata de la única máquina 3 teslas del hospital de la avenida Blasco Ibáñez. Un contratiempo que para los sindicatos «va a suponer que los pacientes que eran atendidos en el centro no podrán ser atendidos y deberán ser derivados a otros centros -a la clínica de Campanar y a La Fe- con el consiguiente perjuicio tanto para los usuarios como para los médicos que dejarán de disponer de dicha tecnología vinculada a su labor.

La misma situación se ha producido desde noviembre en el hospital de Elche donde se han debido doblar turnos para poder asumir en una sola resonancia el trabajo que antes se hacía con dos máquinas. Un problema que afecta a enfermos y a los empleados.

Los principales pacientes afectados por la paralización de las resonancias magnéticas son los que deben ser sometidos por patologías que requieren mucha precisión para ser detectadas como las espectroscopias para tumores cerebrales, cáncer de mama, cáncer de próstata y esclerosis múltiple. De igual modo que ocurre con exploraciones de cardioimagen avanzada para depósitos de hierro en el corazón.

Decisión unilateral

Desde la Conselleria de Sanidad se confirmó ayer la parada de la tecnología en Elche «porque la resonancia se ha estropeado», pero en el caso del Clínico se argumentó que el cese de actividad se había realizado «por decisión de la UTE concesionaria de forma unilateral y de un día para otro». Según se relató desde Sanidad, la empresa había decido parar la máquina pese a que «sin actualizarse puede seguir utilizar y seguir funcionando». Las mismas fuentes sanitarias esgrimieron como argumento que en el Hospital Doctor Peset «las resonancias son más antiguas y se siguen utilizando».

Aunque desde la UTE Erescaner Salud no se quiso realizar ningún tipo de declaración, radiólogos consultados por este diario confirmaron que la tecnología sanitaria debe ser actualizada por cuestiones de seguridad y «no se puede justificar que en otros centros se use tecnología obsoleta porque afecta a la salud de la población que se somete a pruebas con menos precisión».

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa