Puig pide el apoyo de Urkullu para exigir la transferencia de los puertos

El jefe del Consell, Ximo Puig, junto al lehendakari Íñigo Urjullu en la sede del Gobierno vasco. EFE

El presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig encontró ayer en el palacio de Ajuria Enea al primer aliado político para activar la presión política e institucional contra el Gobierno en minoría de Mariano Rajoy para ceder la propiedad de los 46 puertos de interés general repartidos por las costas españolas y que son actualmente propiedad del Estado a las comunidades autónomas.

Puig pretende que, además de nombrar a los presidentes de las 28 autoridades portuarias que controlan la gestión de estas infraestructuras, los gobiernos regionales asuman la propiedad, lo que en su opinión mejoraría los resultados de unos puertos que según el artículo 149.20 de la Constitución son competencia exclusiva de la administración central. La elección de Euskadi, con visita incluida a Bilbao, por Puig constata su determinación por contar con un aliado de peso político muy bien relacionado con el presidente Rajoy y con el máximo representante de Puertos del Estado.

El primer encuentro entre un presidente de la Generalitat y un lehendakari, Iñigo Urkullu, se saldó con el compromiso por ambas partes para trabajar en la transferencia de la propiedad de los puertos estatales situados en Euskadi y en Valencia. PNV y PSE-EE incluyeron en su pacto de gobierno la «actuación integral y coordinada en puertos y aeropuertos» y expresamente incorporaron su compromiso para lograr la «gestión» de los puertos de Bilbao y de Pasaia co el objetivo de «desarrollar una gestión descentralizada y optimizar sus conexiones con los centros logísticos intermodales». Hasta ahora, la única voz que de forma clara ha reclamado públicamente esta transferencia en la propiedad ha sido el presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao Asier Atutxa.

Atutxa es una de las claves sobre los cambios que se están produciendo en la gestión y propiedad de los puertos del conjunto de España y la decisión de Puig de mantener un encuentro previo con el presidente del Puerto de Bilbao antes de la reunión más protocolaria en el Palacio Ajuria Enea se interpreta como una aproximación muy calculada.

El Puerto de Bilbao, y en concreto Asier Atutxa, ha jugado con habilidad su representación e influencia en Puertos del Estado que preside José Llorca. Puertos del Estado, dependiente del Ministerio de Fomento, mantiene la propiedad y coordina a las 26 autoridades portuarias que son quienes realmente realizan la gestión diaria de estas infraestructuras logísticas vitales que en los últimos años están aumentando su atractivo como polígonos industriales más allá de ser puntos de conexión.

Pero la heterogeneidad del casi medio centenar de puertos estratégicos españoles y la presencia de gestores elegidos por gobiernos autonómicos de muy diferente signo obligan a Llorca a complejas alianzas. Hasta ahora, Puertos del Estado ha encontrado en Atutxa un sólido interlocutor y el Puerto de Bilbao ha puesto en marcha importantes inversiones que sumarán casi 80 millones de euros a partir de 2017 a los que hay que añadir los 90 millones empleados en 2015 y 2016 para la mejora y ampliación de sus infraestructuras.

El presidente valenciano también trasladó a Atutxa la importancia de conseguir desbloquear el denominado corredor ferroviario entre el Mediterráneo y el Cantábrico, una infraestructura que necesitaría de unos 13.500 millones de inversiones.

La cesión de la propiedad de los puertos a las comunidades autónomas alteraría sustancialmente los complejos equilibrios del sistema actual. Pese a los negros nubarrones de las investigaciones judiciales sobre irregularidades en obras en estas infraestructuras logísticas -en Euskadi se mantiene abierta una causa judicial sobre la lonja de pescado de Pasaia- y conflictos como la liberalización de las labores de estiba, los puertos españoles gestionan 200.000 millones de euros al año lo que supone aproximadamente el 20% del Producto Interior Bruto (PIB) del Estado. El 60% de las importaciones y el 90% de las exportaciones se realizan desde ellos con un movimiento total de 508 millones de toneladas. El puerto de Valencia es uno de los 10 más importantes de España ya que lidera el tráfico en contenedores y da empleo directo e indirecto a unos 15.000 operarios.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa