Los 'susanistas' se resisten a ceder el 60% de los delegados a los 'sanchistas'

Pedro Sánchez, tras ganar las primarias del PSOE el pasado domingo. SERGIO PÉREZREUTERS

Los vencedores de las primarias quieren su primer botín: la mayoría de los delegados al congreso federal que se elegirán este fin de semana en los llamados congresillos provinciales. Los partidarios de Pedro Sánchez entienden que los porcentajes que se obtuvieron el pasado domingo (63%-28%) se deberían respetar en la elección de los cerca de 90 representantes que participarán en el cónclave que encumbrará al nuevo secretario general y elegirá a su dirección.

No obstante, los fieles a la presidenta andaluza, Susana Díaz, sin tener intención alguna de boicotear el congreso, entienden que «más allá de cuotas» lo importante es que los socialistas valencianos vayan con una lista conjunta, como ayer ya pedía el líder del PSPV, Ximo Puig.

Ambas partes quieren evitar otra votación en los congresillos de este fin de semana pero no se ponen de acuerdo con la forma de repartirse los delegados. Además, el proceso tiene miga y puede generar alguna que otra sorpresa. Desde hoy, las asambleas locales eligen a los centenares de delegados que acudirán a la cita del fin de semana con derecho a voto.

Parece complicado que en las asambleas municipales participe la gran cantidad de militantes que acudió a las urnas el pasado domingo. En caso de que no haya acuerdo y se produzcan votaciones, una menor participación puede hacer que el equilibrio de fuerzas entre sanchistas y susanistas varíe respecto a los resultados de las primarias.

Para evitar precisamente esa cuestión, los partidarios del nuevo secretario general han pedido algún tipo de acuerdo como el que se alcanzó el lunes en la federación asturiana, donde Sánchez se impuso pese al apoyo del secretario general a Susana Díaz. Los socialistas de esa comunidad pactaron adaptar la elección de los delegados al resultado de las primarias.

Sin embargo, en el equipo de Susana Díaz no creen que esto sea necesario y que cada agrupación debe elegir a sus representantes sin cuotas ni porcentajes. Las mismas fuentes reiteran que no es su intención usar este proceso como una segunda vuelta de las primarias y citan las palabras del secretario general, Ximo Puig, que públicamente felicitó y se puso a disposición de Pedro Sánchez. El problema es que no todos son igual de confiados en el PSPV y temen que pueda haber algún tipo de intención oculta.

Precisamente para evitar malentendidos, el secretario general del PSPV en la provincia de Alicante, David Cerdán, ya ha contactado con representantes del susanismo en su provincia para ofrecerles un acuerdo que permita reproducir los resultados del domingo y que eviten otra votación a cara de perro. Cerdán cree que habrá acuerdo.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa