El Consell: es discriminatorio imponer el maquillaje y los tacones a las falleras

Un grupo de falleras vestidas con la indumentaria tradicional durante un acto en Valencia. BIEL ALIÑO

El Institut de les Dones recomienda a la Junta Central Fallera que no use el término ‘señoritas’

En un informe oficial insiste en que no se puede ejercer control sobre el vestuario de las mujeres

14/12/2016 07:22

Ni recomendaciones sobre vestimenta (más allá de códigos estándar de etiqueta o protocolarios) ni apelar a las falleras como «señoritas» ni establecer de manera obligatoria ningún tipo de «acompañamiento». Son algunas de las advertencias que el Institut de les Dones, un ente dependiente de la Conselleria de Igualdad y dirigido por Maria Such, ha lanzado a la Junta Central Fallera (JCF) a través de un informe oficial para que sus normas internas y comunicados se ajusten a los «principios de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres». El documento, remitido el pasado 2 de diciembre al organismo que regula las Fallas, además, critica el contenido «discriminatorio» de las normas de protocolo que se dieron a firmar a las falleras de la Corte de Honor este mismo año y que les obligaba, entre otras cuestiones, a no lucir «escotes excesivos», «evitar transparencias» e incluso que la falda quedara «por encima de la rodilla».

La publicación de estas normas por parte de la JCF el pasado 20 de noviembre provocó una polémica de tal intensidad que el presidente del organismo y concejal de Cultura Festiva de Valencia, Pere Fuset, se vio obligado a retirarlas apenas unas horas después. La propia vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, cuestionó el documento fallero y encargó un informe al Institut de les Dones para que analizara si el protocolo era discriminatorio. Finalmente, al quedar anuladas las normas, el organismo dependiente de la Generalitat reorientó su análisis para establecer una serie de recomendaciones que sirvieran de base a la JCF en caso de que se decidiera a elaborar un nuevo protocolo para las falleras.

Las recomendaciones

En el texto definitivo, el Institut de les Dones insiste, por ejemplo, que no es «lícito» imponer a una mujer ir maquillada o llevar zapatos de tacón porque es «directamente discriminatorio». Igualmente, subraya que no se puede ejercer «control sobre la indumentaria de una persona, excepto si hablamos de uniformidad estandarizada como la indumentaria tradicional valenciana». Por ello, exige limitar las recomendaciones e instrucciones sobre vestimenta que no implique la indumentaria tradicional «a los códigos estándar de etiqueta o código de vestimenta protocolaria, que en ese caso deberán implicar necesariamente a los dos sexos». Y es que, manifiesta el texto, «dar tanta importancia al aspecto y a la vestimenta de la Corte traslada el mensaje de que la principal función de las falleras es meramente decorativa cuando son parte esencial de la fiesta».

El informe también cuestiona la calificación de las falleras como «señoritas», un término «con connotaciones de carácter discriminatorio» que, además, «aporta datos de su vida privada como es su estado civil». Por ello, propone utilizar «falleras» y «falleras infantiles» al ser fórmulas más «respetuosas con la intimidad». No obstante, en el caso de que se pretenda mantener la terminología empleada anteriormente, recomienda usar «niña» o «señora». Otra de las cuestiones que aborda el documento es el «acompañamiento impuesto» a las falleras «desde que son recogidas de casa hasta que son devueltas a su domicilio, aunque se trate de mujeres mayores de edad, completamente capacitadas para organizar sus vidas». Alude en este punto a la obligación de los padres a estar en el domicilio familiar antes de que la fallera vuelva a casa, a la vigilancia del «honor de la niña/señorita» o a la posibilidad de que su acompañante le ordene cambiarse de ropa. Ante esta situación, el Institut de les Dones exige que el acompañamiento se establezca «como un servicio al que puedan acceder de manera voluntaria, sin que esto implique una relación de subordinación o de obligatoriedad de cumplir una serie de requisitos ni para ellas ni para su familia».

Para finalizar, el informe pone a disposición de la JCF el Institut de les Dones para que sus recomendaciones contribuyan a «reorientar la futura elaboración de las nuevas normas de protocolo así como otros documentos de uso público».

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa