“¡Mate con tomate!”. Así se narra una partida de ajedrez al más puro estilo NBA

09.12.201605:00 H.

“Si prohibiesen el ajedrez, probablemente me haría contrabandista”
Mijaíl Tal (campeón del mundo en 1960)

Las retransmisiones del Mundial de ajedrez que enfrentó recientemente a Magnus Carlsen y Sergey Karjakin han confirmado que la fórmula es válida. Más que eso, el número de visitantes ha crecido de forma exponencial en chess24.com. El espectáculo está asegurado. No sólo profesionales y aficionados al ajedrez, el que descubre lo que sucede se queda absorto, enganchado para disfrutar de una retransmisión diferente y original. Así pasó en el último Mundial. Los protagonistas, David Martínez (Madrid, 1981) y Pepe Cuenca (Granada, 1987), un dúo que se ha fusionado a la perfección para dotar a las retransmisiones de ajedrez de una personalidad única y desenfadada. Y siempre con un claro carácter didáctico, porque ese es el gran objetivo de estos dos maestros: que el mundo del tablero sume adeptos. “La idea es que la gente vea las partidas como si estuviera viendo un partido de fútbol en un bar”, resume el primero, entrenador de la selección nacional femenina, maestro internacional y director de chess24.com en español. Narraciones al más puro estilo NBA…

“¡Mate con tomate!”, “¡¡¡¡¡Ra-ta-ta-ta-ta-ta!!!!!”, “Pim, pam”… Las expresiones que evocan a otros deportes, sobre todo el baloncesto, se suceden una tras otra en estas retransmisiones. Todas muy visuales y espectaculares. Los protagonistas aderezan sus actuaciones con objetos de todo tipo. Garrotes, metralletas, gorras de un equipo de la NBA, unas enormes gafas amarillas, un bote de crema, un muñeco de un personaje de la ‘Guerra de las galaxias’…. Diversión asegurada. Con apenas dos años de vida, esta web se ha convertido en la gran referencia del mundo del ajedrez en nuestro país. Cuando nació el proyecto, su director meditó sobre qué camino seguir para triunfar. “Como las partidas son largas, pensamos qué hacer para que las retransmisiones de las partidas fueran amenas”, recuerda David, explicando que “como tanto a Pepe como a mí nos gusta la NBA, pensamos que podría ser acertado hacer narraciones como las que hacían Andrés Montes y Antoni Daimiel”. Dicho y hecho. Aplicaron una fórmula parecida y durante el emocionante duelo entre Carlsen y Karjakin las visitas fueron espectaculares. En la partida de desempate, la versión en español tuvo 214.000 visitas, algo tan inesperado como reconfortante.

Como sucede en cualquier equipo de narración, cada integrante desempeña su papel. Uno más reposado (David), otro más revoltoso (Pepe), pero formando un equipo compacto y resolutivo. “Lo del Mundial ha sido un bombazo”, destaca el granadino, que recuerda que “antes de esta competición no teníamos ni una décima parte de visitas”. El secreto del éxito, en opinión de Cuenca, “es que nos comportamos con naturalidad, tal y como somos. Narramos las partidas como si estuviéramos en un bar rodeados de amigos. El público piensa que los jugadores de ajedrez somos muy místicos o algo así, pero la realidad no es esa”. “Ha habido gente que nos ha llegado a decir que se ha vuelto a enganchar al ajedrez gracias a nuestras retransmisiones, prueba de que han gustado bastante”, añade.

“Me encantaba Andrés Montes, sólo veía los partidos de la NBA que narraba él”, reconoce Don Pepe, como es tratado por David cuando están en el aire. El andaluz asume el peso desenfadado de la retransmisión, mientras que su compañero muestra una actitud más didáctica y seria. Cuenca apunta para desentrañar las claves del éxito que “yo suelto las mismas tonterías que si estuviera con mis colegas, no hay nada planeado o preparado”. “A veces un jugador tarda hasta 20 minutos en mover una pieza y no podemos estar callados tanto tiempo, así que además de analizar la situación de la partida, podemos empezar a hablar de cualquier cosa”, recalca Martínez, que reconoce que “soy la cara seria, más didáctico y no levanto la voz, mientras que Pepe es mucho más divertido. Tiene un talento tremendo… El secreto es que nos complementamos muy bien y tenemos una gran relación”.

“Imagínate lo que es estar 8 o 9 horas seguidas retransmitiendo una partida”, exclama Pepe, que da mucho valor al chat abierto de manera permanente para comentar las incidencias con los seguidores. “Nada es fingido, todo es natural”, dice. “Las expresiones más llamativas son cosa de Cuenca; unas copiadas, otras que le salen solas”, confiesa David. Los niños son otro colectivo de vital importancia para esta pareja de maestros. “Hay que aprovechar que es una herramienta educativa de gran potencia. Como lo hacemos en plan divertido y siempre empleamos un lenguaje muy coloquial, los más pequeños se enganchan”, dice Martínez. “Son muy importantes para nosotros y de vez en cuando nos llaman colegios o clubes para determinados eventos”, admite Pepe.

Hace unos días David entró en un bar y un par de chicos le reconocieron. “Anda, tú eres el de las retransmisiones de ajedrez”, le espetaron, reconociendo que no eran aficionados, aunque desvelando que se quedaron enganchados delante del ordenador a la vista del espectáculo. “La verdad es que estas cosas te hacen ilusión, piensas que algo debes estar haciendo bien”, dice el maestro madrileño. “El que es un fenómeno es Pepe, al que también reconocen en muchos lugares”, desvela. El andaluz tiene claro que “debemos seguir innovando, probando nuevos formatos”. “Lo pasamos mejor de lo que parece”, reconoce el de Granada, que subraya que “el ajedrez es muy emocionante. La gente tiene un concepto equivocado de este juego; cree que es aburrido y no lo es para nada. Una partida puede llegar a ser tan emocionante como la final de un Mundial de fútbol. El ajedrez tiene mucha miga, es todo un espectáculo”.

Interactuar con los usuarios

Interactuar con los usuarios es fundamental para el imparable crecimiento de esta web temática, también para que el aficionado participe activamente y aprenda. Claro ejemplo de ello es el reto afrontado el año pasado, cuando durante tres días, y de manera ininterrumpida, David Martínez y Ernesto Fernández, otro gran maestro español, disputaron partida tras partida con todos los seguidores que se apuntaron al desafío. Se jugaron más de 600, mientras los dos profesores hacían turnos para dormir o comer. “La gente se lo pasó en grande”, relata David. “Lo novedoso de todas nuestras retransmisiones es que son muy divertidas y desenfadadas, de andar por casa”, destaca. En muchas de ellas aparece un tercer actor, casos de maestros/as como David Antón, apodado ‘el niño’, o la chilena Damaris Abarca.

Para completar un puzzle perfecto, muchas crónicas cuentan con llamativas y atractivas ilustraciones. David y Pepe han sido caricaturizados, igual que puedan serlo Magnus Carlsen o Sergey Karjakin, por un maestro en esta materia. Andrés Guadalupe “capta a la perfección la esencia de una partida”, según destaca David Martínez. Gran aficionado al ajedrez, el maestro madrileño contactó con el ocurrente ilustrador hace tiempo, entendiendo finalmente que encajaba a la perfección en la filosofía de chess.24. Guadalupe tiene una página web (ajedrezconhumor.blogspot.com.es) en la que se puede ver retratado, delante de un tablero de ajedrez, desde al Cholo Simeone hasta Manny Pacquiao o Fidel Castro. Pues eso, que el ajedrez tiene un punto lúdico superior a lo que cree la gente. Por algo el letón Mijaíl Tal, legendario gran maestro, campeón del mundo en 1960 con sólo 23 años —el más joven de la historia hasta que Kaspárov, con 22, ganó el título en 1985—, dejó una máxima para la historia para plasmar lo ameno que es batallar con las figuras del tablero: “Si prohibiesen el ajedrez, probablemente me haría contrabandista”.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa