Ibra y su dura misión con el United de no ser un ‘normal one’ en la Premier

25.12.201605:00 H. – Actualizado: 6 H.

Zlatan Ibrahimovic y su Manchester United llegan enchufados al ‘Boxing day’, tradicional puerta de entrada de la peculiar y genuina Navidad inglesa, como de costumbre repleta de partidos de la Premier (este año habrá fútbol los días 26, 27, 28, 30, 31, 1, 2, 3 y 4) para felicidad y disfrute del buen aficionado. También de José Mourinho, que tras un arranque pésimo acumulando las peores estadísticas de tan laureada entidad desde 1989, empieza a asomar la cabeza merced a los cuatro triunfos firmados en sus últimos envites y a la racha de diez encuentros sin doblar la rodilla de su escuadra. Aunque todavía necesiten del catalejo para divisar al intratable Chelsea de Conte (13 puntos por delante) y todos los grandes del balompié sajón les superen en la tabla, ese lento despertar de los ‘red devils’ parece un hecho, pendiente claro está, de confirmación en estos tres duelos que han de afrontar durante las fiestas navideñas (Sunderland, Middlesbrough y West Ham).

Sabe bien el de Setúbal que para cruzar esa delgada línea roja que aún les separa de la zona europea, necesita de la inspiración y los goles de un Zlatan Ibrahimovic empeñado en el último mes y medio en demostrar a su parroquia y a los analistas del balompié sajón que sus 35 primaveras y el haber llegado a una competición mucho más exigente que la Liga francesa no van a reducirle a ser un ‘normal one’ cualquiera en la Premier así como así. La decena de dianas en sus últimos nueve encuentros con la camiseta de los ‘mancunians’ son toda una declaración de intenciones por parte del sueco, cuyos guarismos globales, sin embargo, distan un océano de los que firmó las cuatro campañas precedentes con el PSG y que le valieron para autoproclamarse el nuevo ‘rey de Francia’.

Pese al importante empujón que ha dado a sus cifras goleadoras desde que el pasado 6 de noviembre pusiera fin con un doblete ante el Swansea a una sequía que duraba ya siete encuentros, el controvertido atacante nórdico transita a la sombra de Diego Costa (13 tantos) y Alexis Sánchez (12) en dicho apartado. Sin ser ni mucho menos mala, su media realizadora por partido en la Premier (0’76) es netamente inferior a la que firmó en el campeonato galo durante el anterior ejercicio (1’69). Ahora bien, su contribución al juego de ataque de los ‘red devils’ se ciñe única y exclusivamente a sus conquistas: Ibra es el jugador que ha fallado más ocasiones claras de gol de toda la liga (9) y además no ha dado todavía una sola asistencia a sus compañeros tras los 16 partidos íntegros en los que ha participado.

Sus estadísticas restantes (balones jugados, pases, duelos aéreos, regates, tackles, interceptaciones…), bastante pobres, revelan su escasa influencia en el fútbol colectivo del United, salvo en un capítulo concreto: el de las faltas cometidas. Ahí no tiene rival, siendo el que más hace de toda la Premier (38), una más que su compañero Pogba y tres que el keniata Wanyama (Tottenham). Ibrahimovic, en suma, no es el centro del universo en Old Trafford, como sucedía en París y, por extensión, en la Ligue 1. De Gea, Antonio Valencia, Ander Herrera, Juan Mata o el propio Paul Pogba tienen una mayor repercusión que el sueco dentro del terreno de juego. Fuera de él, tampoco encabeza las preferencias de los supporters: Rooney, pese a estar lejos de su mejor versión, sigue siendo el gran icono por Matt Busby way, aunque ya prácticamente a la par que De Gea (elegido mejor jugador del equipo los tres últimos años por los propios hinchas). Mata y los recién llegados Pogba y Mkhitaryan también ocupan una porción más grande en el corazón de la familia mancunian que el ex azulgrana.

Ibrahimovic ha marcado 16 goles con el Manchester United (John Sibley/Reuters).Ibrahimovic ha marcado 16 goles con el Manchester United (John Sibley/Reuters).

No sucede lo mismo con Mourinho. Para el preparador lusitano, clave en la llegada ‘gratis’ de Ibra el pasado verano a Old Trafford, el centro delantero escandinavo es uno de los tres pilares en sus alineaciones, junto a De Gea y Pogba. El único partido que se ha perdido en liga hasta la fecha, frente al Arsenal (1-1), fue por causa mayor: acumulación de cartulinas amarillas. “Zlatan nos está dando exactamente lo que esperábamos de él. Para mí es muy bonito coincidir con él después de cinco o seis años y descubrir la misma ambición, pasión y ganas de jugar que tiene”. Pese a semejante guiño, Mou le castigó a fines de octubre con un banquillazo ante el Fenerbahçe, en casa, a modo de toque de atención durante su larga racha más de un mes sin mojar. Con todo y con eso, Ibrahimovic es el futbolista del United que más partidos lleva jugados hasta la fecha (25).

No resulta extraño, por tanto, que el manager portugués haya anunciado hace escasos días su deseo de ejecutar la opción de renovar por un año más el contrato de Ibra para que siga ligado al United hasta julio de 2018. Sin embargo, tal decisión no es del todo compartida en las altas esferas del club inglés por dos motivos: la edad del futbolista y sus cíclicas y repentinas salidas de tono sobre el verde, que tan poco gustan en una entidad que sigue dando importancia a los códigos éticos. De momento, al de Malmoe se le ha ido ‘la pinza’ dos veces desde que aterrizó en Inglaterra: una cuando agarró del cuello al danés Kjaer en la derrota sufrida en Estambul frente al Fenerbahçe; y la otra en el último choque liguero, ante el West Brom, lanzando una patada brutal al zaguero Dawson sin opciones de jugar el balón, que por suerte para el United se saldó con una amarilla.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa