El enfado de Carolina Marín por su crisis de resultados a dos meses del Mundial

21.06.201720:35 H.

Carolina Marín atraviesa un momento inédito en su corta y exitosa carrera. Por primera vez ha perdido en primera ronda en dos torneos seguidos de las BWF World Superseries, la máxima categoría del bádminton. La española cayó la semana pasada en su debut en Indonesia y también este miércoles en Australia. Marín está enfadada: en su planificación de la temporada no estaba contemplado este bajón en las dos últimas citas antes del Mundial de Glasgow que comienza en justo dos meses.

“La sensación es bastante mala. Se está cuestionando mucho, está dudando. Pero es lo normal”, explica a El Confidencial en conversación telefónica desde Sídney Fernando Rivas, entrenador de la jugadora onubense. Hacía más de dos años que no perdía tan pronto en un torneo. “Lo que toca es analizar por qué no están saliendo las cosas, y a mí me toca levantar el equipo y seguir pensando que el trabajo que estamos haciendo es el correcto. Si es que es así, si no, como siempre hemos hecho, habrá que analizar y cambiar y hacer los ajustes necesarios para volver a la senda de la victoria”, añade el técnico.

“No hay que poner el grito en el cielo”

“De todas maneras, tampoco hay que poner el grito en el cielo”, continúa Rivas. “Hemos hecho un repaso de todos los partidos que ha jugado este año, incluso desde que jugó la primera final de un Superseries, que fue precisamente en Australia 2014, justo antes de ganar el Mundial. Se ha mantenido muy arriba, con muy pocas sorpresas, durante tres años. Hay que ser prudentes y hay que analizar esto con calma y cautela y fuera del calentón de haber perdido”.

Hacía dos años que Carolina Marín no perdía en primera ronda del BWF World Superseries. (EFE)
Hacía dos años que Carolina Marín no perdía en primera ronda del BWF World Superseries. (EFE)

Uno de los mayores peligros de acostumbrarse a ganar es olvidar cómo asimilar las derrotas. Mantener la cabeza fría es clave para no sacar conclusiones equivovacas de resultados poco comunes, como es el caso de las dos derrotas que ha sufrido Marín en los dos últimos torneos, aunque Rivas también ve la parte positiva en que el deportista se cuestione a sí mismo. “No creo que ni siquiera sea malo; es muy sano, es la base y uno de los pilares del desarrollo y del cambio”, afirma.

Aún no le ha dado tiempo a analizar las razones de esta crisis, pero Rivas sí descarta que la planificación de la temporada tenga algo que ver. Marín sufrió problemas físicos tras los Juegos de Río que le complicaron el final de la pasada temporada y el comienzo de la actual, pero en cuanto cogió el ritmo volvió a jugar finales. Disputó tres seguidas justo antes del Campeonato de Europa, donde sufrió un bajón, aunque su superioridad es tan grande en el Viejo Continente que ganó su tercer oro seguido.

“A su máximo no puede estar más de dos o tres veces por temporada”, explica Rivas. “(En Indonesia y Australia) No estaba a su máximo, pero estaba muy bien. La planificación no es una excusa. Por eso está muy enfadada: se encontraba muy bien y estaba preparada para competir. Habrá que ver ahora los datos de hemos ido recogiendo y almacenando durante estos meses desde que compitió desde la última vez. Y ahora no es un momento de bajón, no van por ahí los tiros”.

A por su tercer oro mundial seguido

Las respuestas las buscarán Carolina Marín y él en Madrid, donde prepararán el Mundial que comienza el 21 de agosto. “Afortunadamente tenemos mucho tiempo para descansar, desconectar y volver a a conectar con la mejor esencia de Carolina y de cada miembro del equipo. Estamos a dos meses del Mundial. Y una vez que hayamos analizado y evaluado todas las causas, si es que hay una causa, porque también hay que tener en cuenta que las demás también juegan, nos pondremos manos a la obra con la ilusión de volver a ganar un campeonato del mundo“, dice Rivas.

“Las caídas nos hacen aprender y nos obligan a levantarnos. Mirada puesta en el Mundial. Gracias por vuestro apoyo continuo”, escribió Marín en su cuenta de Twitter tras la derrota en dos sets ante la japonesa Nozomi Okuhara. Marín defenderá el título en Glasgow. A sus 24 años está cerca que lograr algo que ninguna otra mujer ha logrado: si vuelve a ganar, se covertirá en la primera jugadora con tres oros mundiales. Y además consecutivos.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa