Relación entre café y colesterol

El café es una bebida muy popular a la que se atribuyen diversos efectos sobre la salud. No es, precisamente, su valor nutricional una de sus cualidades más destacables, ya que el café apenas tiene calorías y su contenido en proteínas, grasas e hidratos de carbono es prácticamente nulo. El interés de la oscura bebida reside en la presencia de otros componentes y sustancias bioactivas, como la cafeína y los antioxidantes naturales. Por ellos, al café se le atribuyen propiedades beneficiosas, como la mejora en la concentración, el rendimiento físico o la prevención de determinadas enfermedades.

Sin embargo, el consumo de café no solo puede promover efectos beneficiosos. Desde hace años, su consumo se ha venido asociando con un aumento del riesgo cardiovascular, especialmente determinado por el aumento de la tensión arterial, si bien, las revisiones llevadas a cabo recientemente no permiten sustentar este tipo de afirmaciones ni en personas normotensas ni con hipertensión ya establecida.  Por otro lado, es bien conocido, especialmente en personas sensibles, que un consumo elevado de café puede causar insomnioonerviosismo excesivo.

Lo que quizá no es tan conocido es la relación existente entre café y colesterol, y la posible influencia de la bebida en el aumento de los niveles de colesterol plasmático. Veamos.

Cómo afecta el café al colesterol

Los diterpenos del café

Hay quien califica al cafestol como una de las sustancias elevadoras del colesterol más potentes que se pueden encontrar en la dieta. Junto al kahweol, es el principal compuesto del café responsable del efecto hipercolesterolemiante (o de aumento del colesterol sanguíneo), aunque sus mecanismos de acción no son del todo conocidos. Se trata de dos diterpenos (por su estructura química) presentes en el aceite derivado de los granos del café, aunque en distinta concentración según la variedad.

De este modo, los granos de café arábica son los que contienen más cafestol y kahweol. En la variedad robusta aparece la mitad de cafestol y el kahweol, aunque también aparece, lo hace de manera muy escasa.

Ambos componentes son extraídos mediante agua caliente, pero son retenidos en el filtro de papel (no de tela) en más del 50 %, por lo que no pasan en su totalidad a la bebida final durante la preparación del café.

Tipos de café y efectos sobre el colesterol

Los estudios analíticos muestran que el contenido de diterpenos es similar en el café en grano, molido y en el descafeinado. Sí se observan diferencias en distintas variedades: arabica tiene mayor contenido en ambas sustancias que el café robusta, como ya hemos comentado.

Pero, ¿cómo es la relación entre café y colesterol? En la siguiente tabla se muestran la cantidad de diterpenos por taza, y el efecto en el aumento de los niveles de colesterol estimado de distintos tipos de café:

Tipo de café

Cantidad diterpenos

(mg cafestol/ mg kahweol)

Incremento del colesterol plasmático estimado (mg/dL) con un consumo habitual de 5 tazas diarias

Filtrado (filtro de papel)

0,1/ 0,1

< 0,4

Instantáneo (2-3 g de café soluble en 150-200 ml de agua)

0,2/0,2

0,4

Cafetera italiana

1,1/1,4

2,7

Espresso (cafetera a presión)

1,5/1,8

3,9

Cafetera de émbolo

3,5/4,4

8,9

Café turco o de puchero

3,9/3,9

9,7

Fuente: Urgert R, Katan MB. The cholesterol-raising factor from coffee beans. Journal of the Royal Society of Medicine 1996; 89(11): 618-623.

Estos aumentos en los niveles de colesterol se pueden considerar discretos, pero ¿cambiarás de cafetera después de leer este artículo?

Una última cosa, si vas a Turquía pide té.


Recommended Posts

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa