Hidroterapia: el spa y los poderes curativos del agua

Mucha gente relaciona la idea de spa con relajación, descanso y desconexión de la rutina, sin más. Pero el spa y el resto de técnicas de hidroterapia son algo más que un mero entretenimiento. Desde la antigüedad, se han utilizado las propiedades del agua como método curativo. Por otro lado, es indudable que las actividades placenteras y que nos hacen sentir bien tienen una repercusión positiva sobre el bienestar y la salud. Pero más allá de esto, veamos qué nos dice la evidencia científica sobre la hidroterapia y sus beneficios sobre la salud.

Spa e hidroterapia

Un spa es un lugar donde se aplican técnicas de hidroterapia, una disciplina que se encuandra dentro del rango de la fisioterapia.

La hidroterapia es la aplicación del agua (en sus diferentes formas: líquida, vapor, fría, caliente, en combinación con otras sustancias, etc.) con una finalidad terapéutica.

Desde la antigüedad, multitud de civilizaciones han venido utilizando el agua como fuente de relajación y relación social, pero también de salud. Ejemplo de ello son los baños griegos, romanos o árabes (de los que somos testigos de primera mano en nuestro país) y también chinos, egipcios e indios.

Tipos de hidroterapia

El agua puede ejercer distintos efectos, sobre diferentes parámetros de la salud. Lo que determina la existencia de varias modalidades o aplicaciones de hidroterapia:

  • Hidroterapia física. Son las características del agua y de su aplicación sobre el cuerpo las que determinan el beneficio para salud. Se incluyen aquí la aplicación de chorros a presión de agua, la flotación que permite realizar ejercicios descargando peso sobre las articulaciones, etc.
  • Hidroterapia térmica. La aplicación de baños de agua a diferentes temperaturas determinará efectos diferentes para el organismo. Así, el agua caliente ejercerá un efecto relajante y producirá una vasodilatación periférica. Por el contrario, el agua fría estimulará la circulación y el ritmo cardíaco, produciendo un efecto tonificante y antiinflamatorio.
  • Hidroterapia química. La diferente composición del agua utilizada para el baño producirá diferentes efectos. Se incluyen aquí las aguas con diferentes contenidos en sales minerales u otros compuestos, lo que se conoce como aguas mineromedicinales. Un ejemplo es la Talasoterapia, en la que se utiliza agua de mar con fines terapéuticos.

Otra distinción que se suele hacer entre las técnicas de hidroterapia es la de balneoterapia cuando se utilizan aguas mineromedicinales, frente al spa, en el que el agua no contiene minerales, sales u otros principios activos.

Beneficios de la hidroterapia para la salud

Son múltiples los estudios que pretenden valorar los beneficios de la hidroterapia sobre diferentes aspectos de la salud. Si bien algunos de ellos no se sustentan en evidencias sólidas (debido a la metodología empleada en los estudios, por el escaso número de participantes o por el carácter subjetivo de los efectos producidos por la terapia con agua), se pueden apuntar los siguientes efectos de la hidroterapia (en sus diferentes modalidades):

Lumbalgia crónica

Los tratamientos de balneoterapia (con la aplicación de agua sulfurosa, entre otros) y spa (incluyendo diferentes tipos de ejercicio en el agua) parecen mejorar el dolor y la movilidad de la columna en pacientes con lumbalgia, según se recoge en diversos estudios. Sin embargo, la calidad de la mayoría de estos estudios impide hacer recomendaciones tajantes y definitivas.

Artrosis

Los ejercicios realizados en el agua parecen mejorar levemente el dolor, la discapacidad y la calidad de vida a corto plazo en pacientes con artrosis de rodilla y cadera, según recientes revisiones.

Fibromialgia

La hidroterapia ha mostrado ligeras reducciones de dolor y ligeras mejoras en la calidad de vida de pacientes con fibromialgia en estudios que necesitan ser confirmados por investigaciones más robustas.

Salud cardiovascular

Los efectos de la hidroterapia sobre la salud cardiovascular puede incidir en diversos aspectos.

Los pacientes que presentan insuficiencia cardiaca suelen ser pacientes de avanzada edad que tienen dificultades para llevar acabo actividad física convencional. De este modo, la hidroterapia con ejercicio físico puede ser una respuesta adecuada para que estos pacientes puedan beneficiarse de los efectos de la actividad física.

De igual modo, son múltiples los estudios que recogen resultados positivos de distintos planteamientos de hidroterapia sobre diferentes parámetros cardiovasculares, entre los que se encuentran la reducción de las cifras de tensión arterial y la reducción de lípidos sanguíneos como el colesterol. La escasa evidencia que sustenta a estos estudios no permite hacer recomendaciones en este sentido.

Actividad física

La hidroterapia y la inmersión en agua fría puede disminuir algunos aspectos de la fatiga y el dolor y puede mejorar la recuperación física tras la realización de ejercicio, en comparación con intervenciones pasivas, según señalan algunas revisiones.

Salud mental

Las activdades relacionadas con la hidroterapia pueden ser una herramienta útil para combatir el estrés y alcanzar grados elevados de relajación.

En conclusión, más allá de las escasa evidencias sobre los efectos específicos de la hidroterapia, la balneoterapia y el spa sobre la salud, se trata de técnicas que porporcionan un elevado estado de relajación y que determinan unos niveles variables de actividad física, siempre recomendables.


Recommended Posts

This article passed through the Full-Text RSS service – if this is your content and you’re reading it on someone else’s site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.
Recommended article: The Guardian’s Summary of Julian Assange’s Interview Went Viral and Was Completely False.

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa