El peligro de la aspirina en niños y adolescentes

Los peligros de la aspirina en niños y adolescentes

Pretendo en este  artículo alertar y explicar mi insistencia en no usar Aspirina (AAS) y derivados  en edades pediátricas. El motivo es el peligro del Síndrome de Reye, que es una enfermedad pediátrica grave, que se produce con mayor frecuencia en niños menores de 10 años.

En la actualidad se considera una enfermedad “rara”, de la que la causa es desconocida , pero “La Academia Americana de Pediatría” la relaciona con el consumo de aspirina y algunos otros antiinflamatorios .

En 1980 se publicó el primer estudio que demostró una asociación entre este síndrome y la AAS y derivados en niños con enfermedad vírica previa. Posteriormente, tres estudios publicados en 1982, casi simultáneos, encuentran una fuerte asociación de dicha enfermedad con el consumo de AAS, en donde observan que más del 95 % de los casos habían tomado AAS.

Los síntomas que se observan son  que en el curso de una enfermedad vírica, en niños de 10 o menos años, aparece una encefalopatía abrupta, asociada a daño  hepático . Junto a esto, hay malestar general, vómitos persistentes, cambios en el comportamiento que le vuelven agresivo. Puede haber alteraciones del nivel de conciencia, convulsiones, pudiendo, en ocasiones, llegar al coma e incluso, la muerte.

La mortalidad es alta, entre el 20 y el 40 % , dependiendo de la edad, dosis de AAS, tiempo de diagnóstico, respuesta al tratamiento etc.  . Pero tiene un buen pronóstico para los pacientes que superan el cuadro, no quedando, habitualmente, secuelas.

No es una enfermedad con mayor predilección por uno u otro sexo, y en cuanto a la  incidencia , se sitúa alrededor del 0,1 al 0,5 casos por 100.000 niños y año.

La causa, empecé diciendo que se desconoce, y se piensa que es una enfermedad en la que un orgánulo de la célula, conocido como “mitocondria” se tornan anormales, provocando un trastorno que impide la oxidación de los ácidos grasos. Esto se  produce por una infección por virus, en especial el influenza o el de la varicela, precipitado por la AAS.

El diagnóstico se hace con los antecedentes (infección por virus y toma de AAS), y la presencia de los síntomas descritos, disfunción hepática en los análisis. Aumento del hígado en la exploración, y cuadros de hipoglucemia. Las técnicas de imagen  (TAC; Resonancia magnética etc) muestran fundamentalmente edema cerebral.

Hay que diferenciarlo de otras enfermedades que afecten al cerebro y/o al hígado.

La prevención es, lógicamente, no emplear AAS ni fármacos derivados (Salicilatos) en niños menores de 10 años, en procesos febriles.

¡¡ OJO !! , que hay muchos preparados farmacéuticos que poseen en su formulación SALICILATOS.

La AAS , extraída del tallo del Sauce, se utiliza desde el Siglo V. En 1853 se sintetizó por el químico Francés Charles Frederic Gerhardt.

No debe usarse en niños de menos de 11 o 12 años. En caso necesario se puede emplear  el Ibuprofeno cada 5-6 años, Naproxeno de efecto más duradero , por lo que con 1 o 2 dosis al día es suficiente.

Hay un fármaco, el Acetaminofen (Tylenol), se puede emplear , paro el uso excesivo puede ocasionar daño renal o hepático.

Se trata manteniendo las funciones vitales, la función respiratoria, renal, y vigilar las lesiones cerebrales.

Por último decir que, hace años, el cuadro clínico era mucho más  frecuente , habiendo bajado extraordinariamente desde que se conoce la influencia de la AAS.

Artículo: Dr. Salvador Bellver

NOTICIAS QUE QUIZÁS TE INTERESEN

Déjanos tu comentario, tu opinión importa