Ximo Puig: "Hubo una quiebra con Pedro Sánchez pero estoy dispuesto a suturarla"

BIEL ALIÑO

“Estamos en el mejor momento de los últimos 22 años”

“El PP judicializa la respuesta de Marzà a su fracaso en educación”

¿Cuánto tiempo le quitan las primarias de su labor de Gobierno?
No, no mucho. Intento que sea el menor posible aunque eso exige más trabajo porque la agenda institucional no para.
¿Y de preocupación? ¿Está su cabeza en la labor del Consell?
Sí. Es evidente que hay una parte del cerebro que lo tengo que ocupar en las primarias. Pero vivo las primarias, como un oportunidad de relanzamiento del PSPV.
Defiende la estabilidad de su gobierno, pero tener un compañero todos los días criticándole no ayuda.
En los procesos internos siempre se tiende a buscar las diferencias. Creo que, en el ámbito interno, es equivocado resaltar diferencias artificiales. El pacto del Botànic ha sido un éxito para la Comunidad Valenciana. Es la superación de 20 años de corrupción, despilfarro y descrédito.Estamos sólo a mitad de legislatura y nos faltan dos años de un proyecto que debe consolidarse en el futuro porque el cambio en la Comunidad no puede ser un oasis de cuatro años.
¿Cuál es la crítica que más le duele?
Las cosas que se dicen en redes sociales, que se han convertido en escenario de infamias, no se las merece nadie. Aunque si hay una virtud que tengo es que nunca me muevo por el rencor.
¿Qué piensa cuando escucha que el «partido está muerto»?
Ayer, Jorge Rodríguez decía aquello de «este muerto está muy vivo». Teniendo en cuenta que gobernamos sobre el 80% de la población valenciana con equipos jóvenes y renovados y que gobernamos la Generalitat después de 20 años, veo que el socialismo valenciano está en el mejor momento de los últimos 22 años. Hemos pasado de un partido desunido a un partido unido, a pesar de que ahora se han expresado algunas diferencias. No se ha excluido a nadie. Al mismo tiempo, hemos pasado de un partido en la oposición a un partido de gobierno. Gobernando desde la diversidad, como han decidido los ciudadanos y como sucede en todos los países de Europa donde hay gobiernos de coalición. Hay que saber cogestionar la diversidad y quien no sepa gestionar la diversidad no podrá gobernar.
¿No es contradictorio que diga que el partido está unido y que cuando Pedro Sánchez llega a la Secretaría General empiece a limpiar para poner a gente de su confianza? ¿Debemos esperar un escenario similar tras las primarias aquí?
Pedro tiene la legitimidad para hacer un equipo como el que ha hecho. El proyecto del PSPV ha sido intentar unir al partido para gobernar y lo hemos conseguido, siempre desde una posición incluyente. Incluso en las encuestas publicadas se señala que vamos bien. No entiendo por qué se quiere romper esto. Mi concepción es intentar unir a los equipos. Yo lo que creo es que los partidos tienen que hacer una seria autocrítica. En la Comunidad Valenciana, sólo el 2,4% milita en un partido y la valoración de los ciudadanos sobre la política es mala. Hay que abrir los partidos, no creo en la endogamia, y darle más participación a los militantes y a los simpatizantes. Hay que aprovechar la ola de participación de las primarias federales para ello y no limitarse a elegirnos entre nosotros.
Cada vez que puede pide perdón por los errores cometidos en todo el proceso interno. ¿No es como asumir que se han hecho muchas cosas mal?
Sobre todo pido perdón por lo que se hizo en los ‘hechos de octubre’. Creo que todos lo hicimos mal. Cada uno puede asumir o no su responsabilidad y yo la asumo. Creo que fue un espectáculo. Ni en la forma ni en los contenidos. No volvería a hacer lo mismo y creo que otros actores tampoco deberían volver a actuar de la misma manera. Mi posición política fue una posición coherente en defensa de los intereses valencianos, con acierto o no. Mi voluntad era hacer la entesa porque creía que así tendríamos un grupo con 12 senadores que nos permitiría visibilizar mejor el problema valenciano en Madrid. La infrafinaciación y la infrainversión no es un problema de un partido, es lo que está condicionando la vida a millones de valencianos. ¿Para qué sirve un partido político? Para mí, el PSPV tiene que servir para mejorar la vida de los ciudadanos. Quiero un partido que sea el impulsor del cambio que necesita la sociedad valenciana no un partido que piense en sí mismo.
Cuando se deniega la posibilidad de esa entesa, ¿es el momento en el que se quiebra la confianza con Pedro Sánchez?
Es el momento en términos políticos más relevante de distanciamiento. Puedo entender las razones de Sánchez. Con perspectiva se verá qué pasó y creo que otros actores deberán hacer también autocrítica.
Dio la impresión que hubo también un distanciamiento personal.
Tengo muchos defectos pero el rencor no es uno de ellos. Tiendo a empatizar. Hubo una quiebra en ese sentido pero estoy dispuesto a suturarla. Ni Sánchez ni yo somos lo importante. Para mí, lo fundamental es que los valencianos tengan igualdad de oportunidades y consolidado su proyecto de vida.
Hablaba de ser leal pero no vasallo. ¿A qué se refería?
No quiero circunscribirlo a la cuestión interna. Los valencianos, ya lo dije en una entrevista en EL MUNDO, nos hemos cansado de ofrendar nuevas glorias a España. Somos leales por definición pero no es posible asumir una posición que está deteriorando la potencialidad de nuestra Comunidad. Si pasas años y años invirtiendo menos y teniendo una peor financiación, al final, acabas con la renta per cápita y los salarios por debajo de la renta per cápita. La invisibilidad del problema valenciano no se puede aguantar. Por eso, hay un acuerdo social y político en favor de una mejor financiación y, previsiblemente, habrá una gran movilización alrededor del 9 d’Octubre, como hace 40 años, para pedir una autonomía financiera. Más que preocupado por cuestiones internas, lo que me preocupa es que llegue, a final de mes, el FLA porque tenemos que pagar a proveedores y no podemos.
Hablando de lealtades, ¿ha cambiado su opinión sobre la lealtad de la consellera Carmen Montón?
Creo que en términos políticos ha tenido una actitud leal con sus ideas y, desde luego, en la acción de gobierno, siempre. Y por eso ha continuado teniendo mi confianza en todo momento.
Los avales le han dado un colchón importante. ¿Se ve favorito?
Finalmente serán los militantes los que vayan a votar pero es evidente que yo me siento respaldado ampliamente. Es verdad que el análisis que han hecho muchos compañeros es que no entienden por qué ahora, cuando las cosas van bien, se quieren entorpecer. El liderazgo es un liderazgo social, se trata de elegir al secretario general no de elegir al secretario de Organización, yo a las primarias a secretario de Organización jamás me hubiera presentado.
¿Cuál es su percepción sobre José Luis Ábalos?
Le tengo afecto personal. Saben que le apoyé para secretario general de la provincia porque había que cerrar heridas y preparar el partido para ganar. Ya le dije, antes de ser nombrado, que prefería que fuera él que cualquier otro. Lo que pasa es que me gustaría que se mantuviese esa lealtad de origen. No lo dijo por José Luis pero, en general, en política, cuando se pasa Contreras se cambia de visión. En Madrid, parece que todo se ve con otra perspectiva y ese es el grave problema que tiene la actual crisis territorial. Esa España que allí se discute no existe.
El 1 de octubre hay convocado un referéndum en Cataluña. ¿Qué se debe hacer?
Diálogo siempre. No puede haber otra vía aunque nadie se puede saltar la ley. Ya dije hace tiempo que habría que empezar por constitucionalizar el resultado del Estatuto que fue refrendado por las Cortes Generales y los catalanes en referéndum. Además, el gobierno de España tiene que presentar un plan de apertura, de intersección de intereses porque es cierto que, en Cataluña, hay una gran parte que no es independentista pero que quiere cambios. Si no entendemos que en el origen de este conflicto hay problemas que son de verdad no habrá solución. Por otra parte, lo que no me gustaría es que, con todo este proceso, se volviera a una dinámica en la que se vuelve a dos comunidades autonómas, con una especie de confederacionalismo en el que solo se atiende al hecho vasco o catalán. No se puede aparcar el problema de otras comunidades, España tiene un problema territorial que no se circunscribe a Cataluña. La financiación es la que está determinando indicadores negativos para nuestra comunidad. No es posible que se intente resolver solo una parte del problema.
En sus actos habla de renovar el partido. ¿Sustituirá a las dos personas, Alfred Boix y José Manuel Orengo, que hasta ahora han llevado el peso de Blanquerías?
Va a haber una renovación muy importante con una ejecutiva paritaria y voy a contar con todos. Ahora se deniega el éxito a muchas personas, pero hay que tener en cuenta que el éxito conseguido es de todo el equipo de esta ejecutiva. La gestión del pacto de Botànic que no fue fácil al principio y demuestra que había una dirección política potente.
Si pierde las primarias, ¿se plantearía dejar la Presidencia de la Generalitat?
No. Mi compromiso es con los valencianos y con los militantes que me votaron mayoritariamente en las primarias abiertas más importantes que se han hecho en España.Voy a cumplir con mi compromiso, con la mayor dignidad posible.
Su contrincante dice que el pacto del Botànic está amortizado. ¿Comparte esa reflexión?
Ni está amortizado ni ha cumplido sus objetivos. Estamos a mitad legislatura. Estamos muy lejos de la campaña electoral. Queremos desarrollar en plenitud un acuerdo que ahora hemos renovado. Es un pacto vivo. Ha sido una historia de éxito. No he encontrado a ningún militante socialista que me haya dicho que el pacto está amortizado. Sé que en otros partidos de la oposición sí que lo dicen. No es la Biblia pero no creo que se deba denigrar.
¿Es la crítica política que más le ha dolido?
En términos políticos creo que es un inmenso error. En lo personal me dolió que hubiera algunos que me llamaran corrupto… Oye, aquí nos hemos roto la cara muchos denunciando la corrupción. Esas cosas, que nunca ha dicho el PP, duelen. Ya lo dije en las primarias federales, hay que aislar la publicidad negativa en procesos internos.
La evolución de Parc Sagunt es probablemente la mejor noticia de legislatura y tuvo que arrancar de un compromiso de la iniciativa privada, ¿cómo ve la economía?
La gestión de la economía es un valor fundamental de un gobierno. No se trata de ser intervencionista sino de generar un entorno de estabilidad, transparencia, honradez y diálogo. Parc Sagunt, con dos gobiernos del mismo signo, estaba desbloqueado y, tras ajustar los precios y gracias a empresarios que se creen esta Comunidad, ha dado un paso de gigante: vamos a avanzar ya en la segunda fase. Para la economía, la reindustralización es clave. Volvemos al modelo de éxito de la Comunidad con una gran diversificación: una industria potente, empresas agroalimentarias líderes en España y un sector servicios fundamental. Todo ello unido por un hilo conductor común que es la innovación. Otra gran noticia de este año ha sido la compra de Noatum por parte de Cosco porque le da un balón de oxígeno enorme al Puerto de Valencia.
¿Por qué da la impresión que usted o Vicent Soler tienen tan claro el marco económico y que eso no coincide con lo que se expresa desde la Conselleria de Economía?
El rodaje va mejorando la conjunción y creo que la Conselleria está totalmente alineada con la Presidencia y Hacienda. Creo que todos tenemos claro el papel del sector público y el del privado. Nosotros lo que tenemos que hacer es generar un marco de igualdad de oportunidades e incentivar todo aquello que genere una mayor productividad, buscar el valor añadido, mejores recursos tecnológicos y no apostar por la rebaja de salarios.
Habla de estabilidad. En Educación, tras el auto del TSJ sobre el decreto de plurilingüismo, hay mucha incertidumbre de cara al inicio del próximo curso.
Los próximos días se va a efectuar la comunicación de desarrollo del inicio de curso. Aquí el problema que hay es la judicialización de un asunto al que se le ha intentado dar una respuesta política.El problema existe. Queremos que todos los niños tengan un conocimiento alto de castellano, valenciano e inglés. La realidad es que eso ahora no ocurre y el modelo del PP ha fracasado. Se ha hecho un decreto en el que se intentan primar las opciones de capacitación lingüísticas en todos los ámbitos sin imponer nada. Quien no quiera introducirse en los nuevos modelos se puede quedar con el sistema que está ahora. No hay ningún derecho, como ha dicho la Fiscalía, que se perturbe. Saben que yo tengo una cierta pasión por Finlandia. Allí, hay 5,5 millones de habitantes y solo 200.000 personas hablan sueco. Aun así, el sueco y el finés son lenguas obligatorias y las conocen todos los niños, además del inglés. ¿Por qué ponerle el foco al valenciano como si fuera un problema cuando es una riqueza que tenemos? Es ridículo, la guerra lingüística no tiene ningún sentido y su utilización política retrasa la resolución del problema.
¿Qué opina de la actitud del ministro de Educación en todo este proceso?
Creo que ha sido razonable, mucho más razonable que quien no tiene competencias y que ha intentado usar esta cuestión para cuestiones partidistas.
¿Habla de la Diputación de Alicante?
Sí. La Diputación debería dar cuentas de por qué margina a sus ayuntamientos que son los únicos que van a cobrar el 50% del fondo de compensación en lugar de dedicarse a hacer oposición a la Generalitat.
Tras las recomendaciones del Ministerio se introdujeron algunas rectificaciones.
Bueno, es un diálogo. Nosotros no nacimos sabios. Ahora hay tres horas que se pueden dedicar, si se quiere, al inglés, y, por supuesto, que se puede acreditar al final con un examen.
¿Qué opinión creen que tienen los valencianos del Consell ahora que estamos a mitad de legislatura?
En general, las encuestas publicadas y las no publicadas hablan de que el Consell tiene una buena valoración. Lo que veo en la calle es que la sociedad valenciana ha respirado y ahora saben que tienen un gobierno normal. Ser normal a veces parece revolucionario.
La vicepresidenta se queja de que no hay funcionarios para desarrollar la actividad del Consell. ¿No es una cortina de humo?
Oltra tiene razón. Somos la Comunidad autónoma que tiene menos empleados públicos por habitante. El primer día que estuve en los servicios territoriales de Alicante vi el agobio que están pasando los funcionarios. Y ahora, como hemos incrementado las políticas de bienestar social y las ayudas, hay un mayor estrangulamiento. Tenemos un problema añadido y es que el Estado reparte la tasa de reposición como le interesa. Tenemos un problema en FGV. No es razonable la actitud del Gobierno respecto al empleo público en servicios fundamentales.
¿Confía en que se ponga en marcha un proceso sincero de reforma de la financiación?
Sí, por supuesto. Logramos un acuerdo de Comunidad que era fundamental. En la Conferencia de Presidentes conseguimos ponerle fecha a la reforma y que hubiera una comisión de expertos. Nosotros no queremos un debate identitario ni partidista sino un debate basado en datos reales y un análisis técnico. Esperemos que Montoro respete el dictamen de la comisión de expertos. No se puede engangrenar más el problema valenciano.
El delegado del Gobierno, cada vez que tiene la oportunidad, dice que ustedes están recibiendo más dinero que los anteriores ejecutivos del PP.
Sí, claro. El otro día recibimos dinero de una liquidación que el Gobierno tenía expropiado. Moragues conoce perfectamente nuestras cifras y entiendo su frustración porque ellos no fueron capaces de solucionar esta cuestión.
¿Le obsesiona que se reabra la nueva televisión valenciana?
Es fundamental para coser mejor la Comunidad Valenciana y potenciar el sistema comunicacional valenciano.No es un gasto, es una inversión que puede generar muchas sinergias positivas en la economía. Yo creo que se podría haber puesto en marcha mucho más rápidamente pero es un proyecto que decidimos que tuviera una gran autonomía y la tiene. El Consell vigilará que no sea una televisión descontrolada en lo económico.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa