Sanidad veta ya enviar pacientes de las concesiones y del General al IVO

Visión lateral del IVO en el barrio de Campanar. JOSÉ CUÉLLAR

Los pacientes de cinco departamentos sufren una agravio frente a los del resto de áreas

El IVO ha perdido un 40% de pacientes de Sanidad en los últimos tres meses

Sanidad obstaculiza que enfermos con cáncer sean atendidos en el IVO

29/03/2017 07:19

El cerco que ha establecido la consellera Carmen Montón para asfixiar lentamente al Instituto Valenciano de Oncología se estrecha cada día más. Primero permitió que caducara el convenio que, de forma periódica, se había renovado desde 1976. Luego se negó a firmar otro concierto y envió una instrucción a los directores de los departamentos para indicarles que sólo podrían derivar pacientes con una autorización expresa de cada una de las gerencias.

Unos recortes que ya han supuesto que el tráfico de pacientes del centro oncológico de referencia haya perdido un 40% de los enfermos que recibía de la Administración desde el 1 de enero de 2017, según los datos que maneja la propia Conselleria de Sanidad de las derivaciones a centros que se hallan fuera de la red pública o conciertos.

Sin embargo, la última decisión adoptada desde Sanidad demuestra que la consellera pretende dar la puntilla al IVO. Montón ha prohibido a los cinco hospitales en concesión administrativa (Alzira, Torrevieja, Dénia, Manises y Elche-Crevillente) y al Consorcio Hospital General que, bajo ningún concepto, se remitan enfermos con cáncer el Instituto Valenciano de Oncología. Un extremo que ha confirmado EL MUNDO a través de propios pacientes que han denunciado esta situación y de fuentes del IVO.

Desde el IVO se aseguró oficialmente que «ya no llegan enfermos de los hospitales de gestión mixta ni del centro hospitalario de la avenida Tres Cruces» que se financia con presupuestos del Ministerio de Administraciones Públicas, la Diputación de Valencia y la Conselleria de Sanidad.

Las mismas fuentes del centro de oncología explicaron que muchos enfermos acuden a sus instalaciones y solicitan ser tratados, «pero cuando se remite la petición de algunos de los hospitales público-privados y del General, las solicitudes llegan denegadas, incluso tras ser revisadas por las interventoras que controlan cada caso y tras comprobar que hay motivos para el traslado de las historias clínicas».

El principal problema que genera el veto a seis departamentos de salud se basa en el agravio comparativo que supone para los diferentes pacientes de la Comunidad valenciana que sufren cáncer. De este modo, si una enfermo vive, por ejemplo, dentro del ámbito hospitalario del Clínico y supera todos los requisitos que impone la consellera Carmen Montón, podrá ser tratado en el IVO.

Sin embargo, por el simple hecho de vivir en alguno de los departamentos censurados los pacientes se quedan sin poder acceder a los mejores avances de tratamientos oncológicos. No en vano, el modelo que ha durado hasta 2016 permitía que los pacientes pudieran acceder a los últimos tratamientos en radioterapia y quimioterapia y de la investigación oncológica que el equipo del IVO ha venido desarrollando desde el 1 de diciembre de 1976.

El Consell está a punto de poner en macha una nueva legislación para regular la relaciones con el Instituto Valenciano de Oncología. Sanidad pretende establecer un sistema de concierto muy etéreo en el que la Conselleria no descarta remitir pacientes al IVO, pero no concreta ni cuántos pacientes derivará ni cuánto pagará por cada paciente. Una fórmula que supone disponer del hospital oncológico de referencia pero para casos excepcionales con el argumento de que se trata de una fundación sin ánimo de lucro.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa