Sanidad envía inspectores a Ribera Salud para vigilar que no destruyan documentación

Fachada del hospital de Ribera Salud en Alzira. E.M.

De Rosa: “Creo que alguien está intentado transmitir una impresión a la sociedad que sobrepasa los límites de unas relaciones normales”

La reversión de La Ribera se inició sin revisar sus alegaciones ni las del Síndic

  • EL MUNDO
  • Valencia

30/03/2017 15:16

La conselleria de Sanidad ha enviado esta misma mañana un equipo de inspectores a la sede de Ribera Salud, según ha confirmado su consejero delegado, Alberto de Rosa, en declaraciones a Onda Cero. La intención, tal y como ha explicado, era “comprobar que no se estaban destruyendo documentos”.

“Creo que alguien está intentando transmitir una sensación a la sociedad que va mucho más allá de las líneas rojas de las buenas relaciones institucionales”, ha comentado De Rosa, que ha comparado la reversión del ‘modelo Alzira’ con el Brexit. “Estamos viviendo el Riberexit, porque esto es como el Brexit, en que hay muchas falsas promesas frente a las realidades de los ciudadanos. Y esas promesas se irán incumpliendo una tras otra”, ha dicho.

Lo que tiene claro la concesionaria es que acudirá a los tribunales para velar por sus derechos. “La legislación europea dice claramente que se tiene siempre que decir lo que aporta nacionalizar un servicio que se está prestando con una calidad superior y un coste inferior al sistema público tradicional. Las cosas se tienen que explicar y justificar. Nada de esto ha sucedido. Es una decisión tomada hace meses”, ha comentado. “En enero aparece un expediente para la reversión o la no reversión al que enviamos expertos a explicar lo que aporta el modelo, y antes de recibir las conclusiones, la Conselleria comunica una decisión tomada. Da la impresión de que se intenta dar apariencia de legalidad a una decisión que no tiene base“, ha añadido.

“Ellos consideran que es un contrato de 15 años y nosotros, y la legislación europea, que es un contrato de 15 prorrogable otros cinco más, y que se tiene que justificar en base al interés público. Y creemos que no se ha hecho”, ha puntualizado De Rosa, que lamenta la imagen de “inseguridad jurídica” que la decisión del Consell transmite. “Un servicio básico tan importante no puede depender de que una persona u otra pueda estar en el gobierno. Esto es algo mucho más serio, y esa es la impresión de la jurisdicción europea y lo que va a defender Ribera Salud”, ha sentenciado.

El consejero delegado ha dejado claro que sus relaciones con el departamento que dirige Carmen Montón no son fluidas desde hace tiempo. “Somos una empresa que hemos intentado tener la mejor relación institucional, pero por desgracia no hemos encontrado entendimiento por la otra parte“, ha reconocido.

“La empresa no ha recibido ni una llamada. Yo he estado con la consellera una hora en dos años. Eso no es normal de una empresa que es la máxima proveedora de servicios de un gobierno. Que no pida lealtad a la vez que envía una inspección para ver si quemamos documentación”, ha insistido.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa