Podemos y Compromís se distancian

Mónica Oltra y Pablo Iglesias, en un acto de campaña en Cataluña. SANTI COGOLLUDO

Mónica Oltra se enteró de la moción de censura presentada por Podemos una vez anunciada. Estaba en un acto y no pudo atender la llamada de Pablo Iglesias que le intentó avisar minutos antes de hacer el anuncio. Aún así, Compromís cedió en un primer momento y, a regañadientes, fue el único partido que se entregó a la aventura imposible de la formación morada. Un apoyo que se resquebrajó esta semana. No todos en la coalición valencianista estaban cómodos con la propuesta de Iglesias y el jueves le pidieron paciencia a Iglesias y posponer la moción.

Una maniobra que, como publicó EL MUNDO, no gustó nada en Podemos. El gesto dejó descolocado a Iglesias y desató un profundo enfado dentro de sus filas. Se acusó incluso a la marca valenciana de «proteger al PSOE», con quien Compromís gobierna en la Comunidad Valenciana. Lo cierto es que la relación entre las dos formaciones de izquierda no atraviesa su mejor momento.

Compromís está jugando en Valencia un papel de partido de gobierno y de consensos -sabe que su crecimiento dependerá de que el votante valore su gestión- al que no le conviene demasiado el papel rupturista que intenta jugar Iglesias. En las Cortes ya han tenido algún encontronazo y, desde algunas consellerias, se considera que la labor de Podemos dificulta más que facilita la labor de Gobierno. Al contrario, en la formación morada se piensa que Compromís está a la defensiva y solo se preocupa blindar el Consell.

Asimismo, cada vez son más las voces que dudan de repetir la coalición electoral con la que se presentaron a las elecciones generales. En Compromís la mayoría de dirigentes (aunque Oltra ha sido más precavida) lo desaconseja y, además, cualquier entente haría estallar el Bloc, el partido más reacio a repetir la UTE electoral. La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) les da argumentos: El 13% de los votantes que confió en la coalición de Compromís, Podemos y EU asegura ahora que nunca votaría a Podemos, mientras que el 25% de los votantes de la entente electoral nunca confiaría en Compromís.

Los datos que maneja la formación valencianista difieren un tanto de los que muestra el CIS pero llega a la misma conclusión: hay un alto porcentaje de votantes al que les repele que ambos partidos vayan de la mano. Según estos estudios internos, el 20% del electorado potencial de Compromís tiene un rechazo elevado a la marca Podemos.

Tampoco es Podemos están demasiado convencidos de repetir la experiencia electoral. Como se ha podido comprobar en los debates por la Secretaría General ninguno de los tres candidatos se mojó demasiado al respecto, salvo la senadora Pilar Lima, avalada por Pablo Iglesias. Aunque es cierto que el vencedor de la batalla, Antonio Estañ, mantiene una muy buena relación con diputados de Compromís -incluso hizo un acto de campaña con el parlamentario rival Josep Nadal-, en sus declaraciones públicas, el joven diputado siempre ha condicionado cualquier acuerdo a lo que prefieran las bases.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa