Monterde se reía de las ONG con la banda de Rafael Blasco: «Debe ser el jet lag»

El alcalde Joan Ribó; Rafael Monterde, de Las Naves; y su equipo, Javier Ibáñez y Sara Verdú, en la presentación de la nueva Marina Real. EL MUNDO

Un experto en cooperación internacional, referente en la Comunidad Valenciana, que mientras se cometían los delitos habría actuado de agente doble y de muleta de la banda del ex conseller Rafael Blasco que desvió centenares de miles de euros de la Conselleria de Solidaridad.

El auto de procesamiento de las piezas dos y tres del caso Cooperación, el procedimiento que ha investigado cómo se desviaban las ayudas de la lucha contra el sida o la explotación sexual infantil, ha sacado a la luz que Rafael Monterde, gerente de las fundaciones municipales InnDEA y Crea a propuesta de València en Comú, la marca con la que Podemos irrumpió en el Ayuntamiento de Valencia, trabajó para la red clientelar del ex conseller ahora encarcelado.

El periodo coincide, 2010-2011, con la alteración de la evaluación y puntuación de los proyectos solidarios que concurrían a las convocatorias para la obtención de subvenciones públicas de la Generalitat .

La documentación incluida en la causa, a la que ha tenido acceso EL MUNDO, recoge que los procesados siguieron las indicaciones que Monterde iba dando desde el extranjero a medida que los medios de comunicación publicaban nuevas revelaciones sobre el escándalo en el reparto de las ayudas públicas.

Según apunta la juez en su auto de procesamiento, difundido el pasado viernes por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ-CV), el 26 de octubre de 2010, después de que la prensa publicara que Blasco adjudicó a dedo la construcción de un Hospital en Haití, «se reunió de nuevo el CAHE -Comité Permanente de Acción Humanitaria de la Comunidad Valenciana- y, siguiendo las recomendaciones del Monterde, se convocó a la prensa y el conseller Rafael Blasco hizo acto de presencia».

En dicha reunión «se procedió a hacer la presentación del proyecto del hospital por parte de Entre Pueblos», la organización que estaba bajo control de Augusto César Tauroni, el empresario que ejerció de corruptor del ex conseller.

De los correos intervenidos por la Policía durante los registros del caso Cooperación se desprende que Monterde incluso revisaba las notas de prensa que enviaba la Conselleria defendiendo las adjudicaciones. Se reía de las medidas para favorecer la transparencia y de los acuerdos a los que llegó Blasco con la Coordinadora Valenciana ONGDs para dar apariencia de legalidad a su gestión.

Así, el 12 de noviembre de 2010, el ahora gerente del complejo municipal de Las Naves usó su seudónimo de Danny Larusso para escribir un correo a Marc Llinares, alto cargo de Blasco y uno de los jefes del presunto grupo criminal. En el asunto figura «¿me he perdido algo?» y Monterde le pregunta por una nota conjunta del conseller y la Coordinadora Valenciana ONGDs.

«Saludos desde San Salvador. Acabo de leer una nota de prensa conjunta del conseller y la CVONGD en la que entre otras cosas dice ‘Por otra parte y en virtud de salvaguardar la transparencia de los procesos, se ha acordado que la Generalitat hará públicos los criterios de evaluación de los proyectos financiados por la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía a través de las convocatorias de ayudas, los requisitos previos de los actores, así como el objeto de la intervención para el desarrollo de los convenios. Del mismo modo, se publicarán las puntuaciones obtenidas por cada uno de los proyectos presentados a las convocatorias’».

A Monterde le sorprendió la maniobra de Blasco y se despide de Llinares, quien utilizaba el sobrenombre de Capitán Haddock, bromeando sobre el comunicado: «Debe ser el jet lag, que lo he leído mal… :-S».

En los correos Monterde se define como un «fontanero» y el auto de procesamiento recoge que los integrantes de la red «confeccionaron unos criterios de valoración nuevos» disponiendo «de la colaboración de Rafael Monterde, experto en cooperación, quien en todo momento estuvo en contacto con Marc Llinares, asesorándolo en temas de cooperación».

Otro de los nombres que aparece en el auto de procesamiento es el de Javier Ibáñez, mano derecha de Rafael Monterde en Las Naves y evaluador externo de la Conselleria de Solidaridad. Según consta en el Registro Mercantil, Ibáñez era el administrador de Trellat Consultora Social SL, una sociedad que ahora está en liquidación. Ibáñez ganó su plaza en InnDEA cuando Jordi Peris, portavoz de València en Comú, promocionó a Monterde en Las Naves.

Ayer, el gerente de InnDEA y Crea emitió un comunicado en el que aseguraba que se intercambió correos con la trama porque estaba infiltrado en la Conselleria de Blasco. «Me vi obligado a desarrollar progresivamente una actitud de compadreo para generar confianza y no despertar sospechas, especialmente cuando los medios con los que contacté comenzaron a publicar sobre posibles irregularidades», subrayó.

«Ello explica», continúa el comunicado, «el tono de algunas de las comunicaciones que mantuve con personas investigadas en la causa, especialmente con Marc Llinares, quien era responsable del trabajo que me fue encargado originalmente. En algunos casos, incluso tuve que emplear términos peyorativos sobre actores del sector que cuentan con todo mi respeto por su trabajo».

Sin embargo, el sumario no recoge ninguna declaración o supuesta confesión de Monterde en relación a estos hechos. Ni siquiera sobre la estrategia que siguió Rafael Blasco para ocultar la adjudicación irregular del hospital de Haití, un proyecto por el que Tauroni esperaba ganar al menos dos millones de euros, según consta en la resolución judicial. Además, el día que declaró como testigo y la juez le preguntó por los correos, tampoco hizo referencia a esa actitud de «compadreo» para generar confianza y delatar a los investigados.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa