Los negocios de los comisionistas de dos consellers de Francisco Camps

Serafín Castellano conversa con Rafael Blasco en presencia de Alfonso Rus en la Ciudad de la Justicia. JOSÉ CUÉLLAR

Los empresarios investigados por degenerar a Rafael Blasco y Serafín Castellano cerraron varias operaciones

El PP pidió ordenadores al ‘cártel del fuego’

15/01/2017 09:11

Dos de las tramas organizadas que ha desmantelado la Fiscalía Anticorrupción de Valencia en los últimos años, la del saqueo de las ayudas de la Conselleria de Solidaridad y la del presunto amaño de contratos contra el fuego, han acabado conectadas por los negocios que compartieron los dos empresarios que las dirigían, Augusto César Tauroni y Vicente Huerta.

Ambos degeneraron y corrompieron a los ex consellers Rafael Blasco y Serafín Castellano, mientras cerraban acuerdos muy ventajosos por la información privilegiada a la que tenían acceso. Las transacciones económicas se realizaron a través de sociedades investigadas por ocultar el reparto de comisiones y pagos en b.

La mayor parte de negocios que compartieron Tauroni y Huerta se cerraron entre 2005 y 2008 y consistieron en la compra de aviones al grupo Avialsa. Para gestionar la operación, Augusto César Tauroni usó la empresa Arcmed, condenada en la pieza uno del caso Blasco e investigada en las dos restantes por las que se volverá a sentar en el banquillo. La documentación a la que ha tenido acceso este periódico acredita que Huerta ganó con la venta más de 150.000 euros que Tauroni habría obtenido amañando diversos contratos en los que intervenía Blasco como conseller.

Tauroni no es el único elemento que une estas dos causas contra la corrupción. La Policía detuvo el pasado año en el marco de las diligencias abiertas contra el cártel del fuego a Jesús Garrido, asesor de Blasco.

Una de las líneas de investigación en la que trabaja la Policía atribuye a Garrido, al que llamaban «el Mutante», el papel de testaferro de Rafael Blasco. Al parecer, tras su detención, el juez preguntó si cobraba comisiones en nombre del ex conseller pero Garrido lo negó. El juzgado autorizó la operación policial con la detención de Garrido al detectar «delitos continuados de cohecho, así como delitos de malversación de caudales públicos». Estos hechos se investigan en la pieza separada del cártel del fuego que instruye diligencias relacionadas con pelotazos urbanísticos en Valencia a cambio de comisiones.

En los correos a los que ha tenido acceso ELMUNDO Garrido también aparece como el conseguidor de dádivas para el PPCV. En 2006, justo el día que tuvo lugar la tragedia del Metro de Valencia, un socio traslada a Huerta que Garrido le pidió ordenadores para la sede de los populares.

«Cuando comí con Jesús Garrido me comentó que si le podía donar algún PC para el partido y tengo alguno que hemos reciclado de clientes que le podrían servir. Coméntaselo por si hablas con él».

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa