Las Palmas desenchufa al Valencia

Mangala intenta frenar a Prince Boateng en un instante del partido. EFE

Tres goles y un juego alegre y preciso del conjunto insular cortan la progresión del equipo de Voro

La expulsión de Munir y la lesión Enzo Pérez marcan un partido en el que el Valencia se adelantó

Clasificación de Primera División

30/01/2017 22:52

Dos detalles decantaron un partido vivo y abierto cuando aún no tenía dueño. Las Palmas y el Valencia se alternaron en el dominio de un duelo donde lograron explotar sus virtudes en los primeros 45 minutos. Los insulares quisieron la pelota, el dominio, apretar al rival hasta ahogar su juego y cercarle en su portería. El Valencia recogió el guante, entró al trapo sin cometer errores y buscando las cosquillas con contras que explotaban sus veloces atacantes. [Narración y estadísticas]

El primer golpe lo asesó el Valencia. Enzo Pérez abrió el campo a los pies de Gayá, que midió un centro perfecto a la espalda de la defensa canaria que Santi Mina sólo tuvo que empujar. 20 minutos había tardado el equipo de Voro en encontrar la brecha. Pero no fue suficiente.

Las Palmas es una rara avis en un campeonato que peca de aburrido. Reúne talento, les deja asociarse y no renuncia a ello aunque el marcador se le vuelva en contra. Menos aún cuando ve por dónde recuperar el camino perdido. Como al Valencia le seguía costando alcanzar el área de Varas, había que atacar su solidez. Y en eso, Boateng fue clave. Quebró la moral de Garay, de resbalón en resbalón, y hasta hizo lucirse a Alves con una mano que evitó el empate. Ni el argentino ni Mangala pudieron controlar al ariete ghanés, que volvió a aprovechar un traspiés de Garay para asociarse con Viera y que lograra el tanto del empate. Al filo del descanso todo volvía a igualarse.

El partido se rompió a favor de los locales por dos detalles: la lesión de Enzo Pérez, que equilibraba al Valencia, y la expulsión de Munir. La segunda tarjeta amarilla del valencianista fue una herida de la que su equipo no pudo recuperarse. Las Palmas se convirtió en dominador absoluto, capaz de mover la pelota a su antojo, sin que eso supusiera agobiar a Alves. Bastó con aprovechar las opciones que se le cruzaron. Amplió el marcador Lemos con un magistral lanzamiento de falta que sorprendió al meta brasileño y lo cerró Boateng aprovechando un incomprensible error de Mangala, que no midió en el despeje de una pelota cruzada. Justo premio el del gol para un delantero intenso y de los tres puntos para un equipo amarrado a su estilo con eficacia.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa