La trama de Ciegsa torpedea el plan del Consell contra los barracones

Barracones del colegio 103, junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. JOSÉ CUÉLLAR

El BEI cierra el grifo de los fondos europeos hasta que se finalicen los colegios pendientes

Educación ya está cerca de acabar las obras heredadas de la etapa ‘popular’

24/03/2017 07:05

La Administración valenciana tendrá que enterrar la herencia envenenada de Ciegsa para poder financiar con fondos comunitarios su ambicioso plan de infraestructuras escolares. El proyecto pretende acabar con todas las aulas prefabricadas antes de que finalice la legislatura. Pero los presuntos desmanes en la gestión de esta empresa pública -la Justicia investiga sobrecostes en la construcción de colegios en una etapa anterior- no facilitan precisamente la negociación con Bruselas. De hecho, para acceder al Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Gobierno autonómico debe saldar previamente las inversiones educativas que aún se arrastran de programas anteriores.

En abril de 2015, la Conselleria de Educación consiguió reestructurar in extremis la deuda millonaria que el Ejecutivo autonómico mantenía con esta institución por el plan Crea Escola. Entonces, el Consell se comprometió a construir 32 centros escolares por un importe cercano a los 187 millones de euros. Buena parte de ellos se han ejecutado o están en proceso de construcción, pero aún no se han completado todos los trabajos previstos. Los problemas, según las fuentes consultadas, se centran en tres únicos proyectos, que podrían no llegar a tiempo.

La Administración autonómica trabaja a contrarreloj para cumplir con los compromisos pendientes y limpiar así la losa reputacional que se ha cultivado en Europa a lo largo de las pasadas legislaturas. Éste es el paso previo antes de solicitar nuevos créditos blandos, ya sean propios o procedentes del plan Juncker, que también gestiona la entidad con sede en Luxemburgo. Porque antes de contemplar nuevas actuaciones, el BEI quiere que se ejecuten todos los colegios para los que aportó financiación.

Ayer, los consellers de Educación y Hacienda, Vicent Marzà y Vicent Soler, se reunieron con el director general del IVF, Manuel Illueca, para evaluar los progresos. Según fuentes próximas al Consell, en el encuentro se ha constatado con satisfacción cómo se está progresando en el cumplimiento de la hoja de ruta establecida con el BEI. La idea, en cualquier caso, pasa por analizar las opciones disponibles con los responsables del Banco Europeo de Inversiones antes de que finalice el año.

Las precauciones de esta institución comunitaria parecen lógicas a tenor de los precedentes de irregularidades. De hecho, el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo ordenó investigar el paradero de los fondos tras recibir la denuncia de los padres de alumnos que advertían retrasos en las obras. De los 409 colegios previstos en la segunda fase de Crea Escola, en 2014 todavía restaban por levantar una cuarta parte, 114 centros. Los trabajos tendrían que haber finalizado, no obstante, tres años antes.

La entidad sospecha que los gestores de Ciegsa derivaron una parte del crédito de 600 millones de euros a otros menesteres. El Ejecutivo valenciano tenía que contribuir con una cuantía idéntica pero tampoco cumplió. Desde entonces, el BEI ha fiscalizado al detalle los progresos, apremiando a la Generalitat a ejecutar los proyectos pendientes. La Administración confía en cerrar página cuanto antes.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa