El viraje de Isabel Bonig para ganarse a Mariano Rajoy: "El Gobierno cumple"

La presidenta regional del PP, Isabel Bonig, ayer en las Cortes junto a la diputada María José Català. BIEL ALIÑO

La presidenta regional intenta volver a ganarse la confianza de la dirección nacional

María José Català sobre el viaje a Gaza: «A ver si alguien le dice que no es Angelina Jolie»

«Estamos mejor que hace dos meses». Esta frase de una dirigente del PP valenciano para salir al paso de las informaciones que cuestionan la apuesta de Génova por Isabel Bonig para 2019 denota el esfuerzo de los populares de la Comunidad por volver a ganarse la confianza de los mandatarios de Madrid. No está siendo nada fácil y es evidente que la relación no se ha recompuesto, pero lo cierto es que la presidenta regional está haciendo un gran esfuerzo para recuperar la sintonía con Rajoy. Ayer, ante las críticas del Consell a la propuesta del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para mejorar la conexión ferroviaria entre Castellón y Valencia, Bonig no dudó en salir al quite.

«Hablar en términos de triunfo, enfrentamiento o rectificaciones solo se explica por la falta de argumentos ante los reiterados cumplimientos del gobierno de España hacia esta tierra. Aquí mientras el Gobierno de España cumple e invierte en la mejora de las infraestructuras en la Comunidad, otros ni siquiera ejecutan las escasas inversiones recogidas a nivel autonómico», indicó Bonig.

Desde su feo a los Presupuestos Generales del Estado, la mandataria popular ha intentado recuperar la relación con Rajoy. Ambos tuvieron una reunión privada el pasado mes de abril donde Bonig fue a reivindicar y acabó recibiendo un pequeño rapapolvo. El intento de acercamiento volvió a naufragar por la crisis en el PP de la provincia de Valencia. La actitud de la líder nacional en este proceso y su apuesta por convocar una votación no fue entendida en la calle Génova.

Tras estos desencuentros, Bonig aprovechó una visita al Congreso para verse con el coordinador general del partido, Fernando Martínez-Maíllo, y rebajar la tensión. Con todo, no será nada sencillo que Génova reestablezca su confianza con Bonig.

Debate en las Cortes

En otro orden de cosas, Bonig utilizó la sesión de control al presidente de la Generalitat,Ximo Puig, para cargar contra la vicepresidenta, Mónica Oltra. Le acusó de huir de las Cortes y recordó que, tras su incomparecencia en el pleno -está de viaje oficial a Gaza invitada por la ONU- estará 4 meses sin pisar el Parlamento. Bonig llegó incluso a reivindicar el cumplimiento del Código Ético aprobado por el Consell que en su artículo 44 apunta que las Cortes «si lo consideran, podrán adoptar medidas de responsabilidad política ante las vulneraciones de lo que dispone este Código por parte de las personas que ocupan los altos cargos de la Administración de la Generalitat». Como no podía ser de otra manera, Puig defendió a su número dos y apuntó que levantar la hipoteca reputacional también consiste en cambiar la imagen de la Comunidad para que sea vista no como un epicentro de la corrupción sino como una región solidaria.

Más expresiva fue la portavoz adjunta del grupo popular en las Cortes Valencianas, María José Català, que respecto a la visita oficial a Cisjordania de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, pidió que «alguien» le diga que «no es Angelina Jolie» y que «los problemas de los valencianos están aquí».

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa