El Valencia se duerme en Mendizorroza (2-1)

Orellana y Toquero pugnan por una pelota en Mendizorroza. RUIZ DE HIERROEFE

Un gol de Carlos Soler adelanta a los valencianistas, pero el Alavés le dio la vuelta en diez minutos de la segunda parte

Orellana, expulsado por doble amarilla, se perderá el duelo ante el Leganés

25/02/2017 15:09

Pesado, espeso,dormido. El Valencia ha pagado en Mendizorroza el esfuerzo que le dio los tres puntos ante el Real Madrid el pasado martes. El Alavés, serio y paciente, como sabiendo que su oportunidad llegaría, fue capaz de darle la vuelta a un marcador. Y lo hizo en diez minutos, cuando los valencianistas ya pensaban en subir al avión de vuelta a casa. [Narración y estadísticas]

Dos ocasiones pudieron decantar el partido en la primera parte. La del Valencia a los pocos minutos de comenzar, la del Alavés, rozando el descanso. El resto del tiempo los equipos se tantearon, buscaron la grieta del rival por donde hacer daño, pero esos amagos no se convirtieron en golpes certeros.

El Alavés trató de controlar el ritmo desde el inicio, teniendo muy presente que las contras de los valencianistas pueden ser letales. Logró que la pelota no pasara por las botas de Orellana y que Zaza apenas la rozara, dos ejercicios que le evitaron tener sustos junto con un repliegue defensivo rápido y certezo con el sello de Pellegrino. De un despiste que llevó a una escapada de Siqueira por banda nació la mejor ocasión del Valencia. Carlos Soler apareció en el punto de penalti para empujar el centro, pero le falló la precisión.

Consiguió el equipo de Voro repartirse la posesión con los locales, aunque sin llegar a inquietar a Pacheco. Su presencia en el área era muy tímida mientras el Alavés, sólido, tampoco inquietaba. A los vitorianos les faltaba velocidad, que sólo ponía Theo Hernández. Cuando el francés agarraba la pelota y encontraba a Ibai Gómez, Cancello sufría. Una jugada hilvanada por ambos y rematada por Manu García a punto estuvo de convertirse en el gol del Alavés al filo del descanso.

Esa extra de intensidad lo pusieron los vitorianos en la segunda parte, intentando no perder ni un ápice de solidez. Sobrino no logró batir a Diego Alves en un mano a mano y, poco después, llegó un castigo que parecía excesivo para el Alavés. Pacheco voló para evitar que una falta de Parejo acabara en las mallas, pero no pudo evitar que el rechazo lo atrapara Carlos Soler para convertirlo, esta vez sí, en gol en el minuto 70.

Espoleado por ese golpe, el Alavés no bajó los brazos. Mantuvo su intensidad mientras el Valencia se desinflaba, como si todo el trabajo estuviera ya hecho y sin fuelle físico para sostenerse. En apenas diez minutos, la victoria efímera se esfumó. Ibai Gómez se deshizo de Enzo Pérez, recién salido al campo, y con un fuerte disparo puso el empate en el marcador. Otra vez el duelo volvía a estar igualado. Fue Katai, a quien Pellegrino confió el ataque en los últimos minutos, quien firmó que los tres puntos no salían de Vitoria.

El Valencia se dejó la posibilidad de encadenar tres victorias seguidas esta temporada y afronta con un lastre el duelo del próximo martes ante el Leganés: Orellana fue expulsado por doble amarilla. Un triste despertar.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa