El incendio en la Sierra Calderona arrasa ya casi 1.000 hectáreas y avanza sin control

Bomberos del Consorcio de Castellón trabajando en la extinción. EFE

El fuego que arrasa parte de la Sierra Calderona avanza sin control, ha calcinado 973 hectáreas y afecta a cuatro municipios de las provincias de Valencia y Castellón. Operan en su extinción 482 efectivos terrestres y 24 aeronaves. En la actualidad se trabaja en dos focos, uno entre Segorbe y Soneja, donde se está actuando para que el fuego no afecte a la Autovía Mudéjar y la línea ferroviaria Valencia-Zaragoza, y otro entre Gátova y Altura, en la carretera CV-25. El 80 por ciento de la superficie afectada pertenece al término de Segorbe.

Los medios aéreos han vuelto a unirse al amanecer para valorar el perímetro del incendio y colaborar en la extinción en las zonas de difícil acceso. Según el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, no hay un “perímetro claro” y el fuego cuenta con “diferentes puntos”, después de que este jueves se agravara porque la meteorología fue “muy adversa”, con fuertes rachas de vientos de poniente, alta temperatura y humedad relativa muy baja.

Las pavesas del propio incendio originaron un foco cerca la autovía A-23, a la altura del término de Soneja (Castellón), mientras que en la CV-25, que va de Gátova (Valencia) a Altura (Castellón), el fuego “sobrepasó” la carretera y hubo que reforzar los equipos y “retrasar las líneas de control”, ha agregado.

Sobre las causas del fuego, ha dicho que se siguen investigando, si bien se ha constatado que hubo una tormenta eléctrica a principios de esta semana en la zona, por lo que un rayo latente podría haber causado la combustión de un árbol y el consiguiente incendio.

Por otra parte, el puerto de Sagunto (Valencia), que este jueves permaneció cerrado todo el día para que los hidroaviones se pudieran abastecer y se reabrió por la noche, se ha vuelto a cerrar a las diez de esta mañana para facilitar que los hidroaviones carguen agua, según informa la Autoridad Portuaria de Valencia.

El director general de Emergencias, José María Ángel, indica que los efectivos están pendientes de las previsiones meteorológicas “para prever los escenarios” de las próximas horas. “Se está trabajando en la cola y la cabeza del incendio, en base a las previsiones y el análisis de la dirección del viento”, ha añadido.

Los bomberos y las fuerzas de la UME han pasado la noche luchando contra el fuego entre los municipios de Gátova, Altura, Segorbe y Soneja, donde se tuvieron que desalojar granjas de animales ante el riesgo. De hecho, hay una ligera mejoría en el frente entre Gátova y Altura, donde se inició el fuego, pero sigue descontrolado por la parte de Soneja.

En total, desde la noche participaron en dichos trabajos de extinción más de 300 operarios terrestres y una veintena de medios aéreos con presencia de los bomberos de los consorcios provinciales de Valencia y Castellón y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que fueron alertados a las 23:30 del martes cuando la Generalitat decretó la situación 1 en este incendio forestal, que indica afección grave.

Llamadas de emergencias y coordinación

Desde el inicio del fuego, el teléfono de Emergencias 112 CV ha atendido 453 llamadas hasta este viernes. Sobre el terreno trabajan 547 efectivos terrestres, 67 vehículos, y 25 medios aéreos.

Según informa Emergencias, se han incorporado dos helicópteros de la Unidad Militar de Emergencias y se prevé la llegada de dos aviones FOCAS de Torrejón y Pollença, además de las BRIF de Daroca y Prado.

Ángel ha querido poner en valor la “gran coordinación” entre todas las instituciones y agencias que están trabajando los escenarios del fuego, con “climatología hostil y orografía complicada” y se ha congratulado de que, de no haberse producido esa coordinación y trabajo conjunto, “estaríamos hablando de magnitudes de miles y miles de hectáreas con peligro a infraestructuras, vidas y con alguna situación mucho más compleja”.

Ángel, que ha agradecido la ayuda de comunidades autónomas, ayuntamientos y Diputaciones, porque “los incendios no tienen un límite provincial ni autonómico”, ha añadido que las previsiones “están durando media hora”.

También el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, ha resaltado el “trabajo infatigable” de los medios y ha agradecido la colaboración de “efectivos procedentes de Castilla la Mancha, la Diputación de Teruel y el Ayuntamiento de València para ayudarnos a acabar cuanto antes con esta pesadilla”.

Moliner subraya que si bien “los servicios de emergencia están preparados para actuar y con más recursos que nunca y aunque la naturaleza muchas veces ofrece escenarios francamente complejos de resolver, lo que no podemos consentir es que detrás de una tragedia de esta magnitud aparezca la mano voluntaria del ser humano”.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa