Cerco al turismo 'pirata' en la Comunidad Valenciana

Vista de la playa de Poniente de Benidorm, una de las zonas investigadas por lso inspectores de la Agencia Valenciana de Turismo. LARS TER MEULEN

Las inspecciones del Consell y de la Policía Autonómica permitieron sacar a la luz 1.675 «apartamentos clandestinos» solo en el mes de julio

La provincia de Alicante concentra el 55% del alojamiento irregular

En los últimos cuatro años se han inscrito 30.000 nuevas viviendas turísticas en la región

Los hoteleros piden a Hacienda más presión

La campaña de inspecciones de la Agencia Valenciana de Turismo (AVT) hizo aflorar solo en el pasado me de julio 1.675 «apartamentos clandestinos», prácticamente un tercio de los que fueron revisados por los técnicos del Gobierno valenciano y la Policía Autonómica (5.250 en total). Todos ellos han sido obligados a darse de alta para regularizar su situación y equipararse fiscalmente a otros alojamientos reglados. Por provincias, Alicante es, con diferencia, en la que se ha encontrado un mayor volumen de este tipo de alojamiento, con 931 pisos (el 55% del total). Le siguen Valencia, con 453 solicitudes de inscripción (27%), y Castellón (291 viviendas turísticas, un 18%).

El volumen y el ratio con el que se encuentran irregularidades refuerza la hipótesis de otros subsectores turísticos, como el hotelero, de que las cifras de ocupación se están viendo adulteradas por pernoctaciones que no computan en el registro oficial. Así explican los empresarios, por ejemplo, que Benidorm cerrase julio con una caída de dos puntos, a pesar de las previsiones récord de desplazamientos.

El alquiler de pisos para pasar las vacaciones es además una actividad en claro crecimiento. Solo en 2016 se dieron de alta en la Comunidad cerca de 12.000 nuevas viviendas turísticas, 6.400 más que las registradas en 2015 (6.493) y cuadruplicando las de 2014 (3.799). En los últimos cuatro años un total de 30.109 pisos de este tipo han salido de la clandestinidad para incorporarse a la oferta reglada de la región, según los datos del Consell.

La campaña de control del Consell la realizan técnicos del los servicios territoriales de Turismo, adscritos a la AVT, acompañados por los agentes autonómicos. Las inspecciones se hacen en los municipios de mayor afluencia turística, por lo que en la provincia de Alicante se han centrado en Benidorm, Orihuela, Torrevieja, Dénia, Xàbia, Calp, Alicante, Santa Pola y Elche. En Valencia, las localidades seleccionadas han sido Canet d’en Berenguer, Cullera, El Puig, Gandía, Oliva, Puçol, Sagunto, Sueca, València y Xeraco, aunque de forma puntual también se visitaron Miramar y Piles. Finalmente, en Castellón se han centrado en Alcossebre, Benicarló, Benicàssim, Moncofa, Oropesa del Mar, Peñíscola, Vinarós, Castelló y Catí.

La tipología de las actuaciones ha ido desde «inspecciones presenciales, a búsquedas en portales y webs de inmobiliarias que ofertan alquiler de viviendas turísticas, así como la comprobación de las reclamaciones de usuarios», según explicaron a EL MUNDO fuentes de la Agencia Valenciana de Turismo.

Ante estos resultados, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, remarcó que la lucha contra el intrusismo y la oferta no reglada «es una de las prioridades del Gobierno valenciano», por lo que durante este año, «y especialmente en verano, estamos impulsando el trabajo para supervisar, controlar y verificar el cumplimiento de la normativa turística».

Colomer destacó que contar con la colaboración de los agentes de la Policía Autonómica «permite abarcar con mayor amplitud la inspección física de viviendas ofertadas». Asimismo, recordó que la AVT ha iniciado acuerdos de colaboración con algunos municipios de la Comunidad Valenciana para sumar a la Policía Local a estas actuaciones contra el intrusismo. En concreto, Gandía ha sido la primera ciudad en firmar un protocolo de actuación conjunta que permitirá que los agentes locales refuercen las inspecciones que están haciendo los técnicos territoriales del Consell. La intención es que con este proyecto se intercambien datos que «ayuden a aflorar nuevas viviendas no registradas».

Está previsto que este acuerdo piloto se extienda también a otros municipios de las tres provincias de la Comunidad Valenciana, como Castellón, València, Alicante, Peñíscola o l’Alfás del Pi, para que otras localidades lo adapten a medio y largo plazo.

Aplicación ‘web’

Por otra parte, el secretario autonómico de Turismo subrayó el «goteo constante de inscripciones de viviendas turísticas, así como de demanda de información por parte de los particulares», lo que, en su opinión, avala «todas las actuaciones que estamos llevando a cabo para combatir esta problemática y fomentar la inscripción en nuestro registro oficial de viviendas turísticas».

Actualmente la AVT trabaja en las puesta en marcha de una aplicación web que permitirá realizar el registro de viviendas turísticas a través de cualquier dispositivo móvil, de forma que no sea necesario que los propietarios se desplacen hasta los servicios territoriales para dar de alta una vivienda. De esta manera, además de ser gratuito, este servicio será mucho más ágil y cómodo, así como instantáneo.

La batalla por regular los pisos turísticos se centra principalmente en el auge de las plataformas peer to peer (entre particulares). De hecho, en una reciente entrevista concedida a este diario, el presidente de los promotores inmobiliarios de la Comunidad (Feprova), Francisco Murcia Puchades, abogaba por implementar métodos de control -como registros- para salvaguardar las obligaciones fiscales. El sector más activo en contra de estos métodos de alquiler ha sido el hotelero, desde donde consideran que están jugando «con sus propias reglas».

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa