Bankia ya ve oportunidades en el negocio promotor a partir de 2018

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la junta de accionistas de Bankia del año pasado en Valencia. BIEL ALIÑO

Las reclamaciones por preferentes, la salida a bolsa y las cláusulas suelo se disparan a 4.900 millones

Esperan cerrar la fusion con BMN a final de año y sólo ven “solapamiento” de oficinas en la provincia de Alicante

23/03/2017 18:52

Las reclamaciones por la suscripción de preferentes, la inclusión de “cláusulas suelo” hipotecarias y la salida a bolsa de Bankia le han costado a la entidad cerca de 4.900 millones de euros, según cifras aportadas hoy por el presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, durante un encuentro con la prensa en la víspera de la junta general de accionistas del banco que se celebra mañana en Valencia, en el que el Bankia ha mostrado ya su ambición por empezar a competir, a partir de 2018, “de igual a igual” con los grandes bancos españoles y sin las restricciones impuestas por la concesión de ayudas públicas. Una de las oportunidades del mercado, admite Goirigolzarri, es el sector inmobiliario. La otra, el acceso a los mercados de capitales que les ha estado vedado por las restricciones del rescate.

Con las prevenciones habituales en un financiero como Goirigolzarri y con cifras todavía modestas de crecimiento del sector inmobiliario, Bankia ya está trazando las líneas de su plan de negocio para retomar intensamente su relación con el sector promotor y del “ladrillo” a partir de 2018, cuando se liberará de los “corsés” que se le impusieron por el rescate de sus cuentas con ayudas públicas. “Las cifras en términos absolutos siguen siendo modesta, pero es un sector que no hay que demonizar”, advierte Goirigolzarri.

Respecto a las devoluciones a clientes y, aunque las cifras están redondeadas al alza, según matizó el consejero delegado de la compañía, José Sevilla, la entidad ha tenido que devolver algo más de 2.700 millones de euros por la contratación de deuda subordinada y preferentes, cuya “venta” fue en algunos casos incentivada entre los directores, subdirectores y gerentes de las sucursales de las cajas que dieron origen a Bankia, según han resuelto en algunos casos las autoridades judiciales.

El “paquete” referido a la devolución a pequeños accionistas del dinero que invirtieron en la salida a bolsa supera los 1.800 millones de euros y, el resto, más de 200 millones, es lo que se ha devuelto ya por las llamadas cláusulas suelo incluidas en las escrituras hipotecarias, que garantizaban al banco que el tipo de interés pagado por el cliente hipotecado siempre estaría por encima de un umbral mínimo.

La mayor parte de los reintegros por preferentes se efectuaron por medio del sistema de arbitraje puesto en marcha en 2013, y las restantes correspondieron a casos que ganaron los consumidores en la vía judicial. En el caso de las cláusulas suelo, José Ignacio Goirigolzarri explicó que Bankia consideró como la mejor salida para salvaguardar los intereses de clientes y accionistas establecer un sistema rápido, eficaz y gratuito de devolución de los importes repercutidos indebidamente en los clientes por las llamadas cláusula suelo, consideradas también abusivas por el Tribunal europeo de Luxemburgo.

El presidente de Bankia ha cifrado en unos 100 millones de euros el ahorro de la entidad en costas judiciales debido al mecanismo exprés y gratuito que puso en marcha para devolver lo cobrado a sus clientes por las cláusula suelo. “Con nuestra decisión nos hemos ahorrado 100 millones de euros y por esa razón decidimos dar ese paso”, ha destacado el presidente de Bankia, que prevé liquidar las devoluciones de las cláusulas suelo a finales de este mes, informa Europa Press.

Bankia ya ve con mucha distancia reuniones de la junta general de accionistas de hace años que estuvieron marcadas por la tensión, como la de 2012 que se alargó más de 7 horas. “Hemos pasado años muy duros”, señala su presidente, como los de la reestructuración. Ahora, celebra ser, entre los seis grandes bancos de España, el más eficientes en rentabilidad respecto a fondos propios. El año pasado, explica, “fue el de nuestro nuevo posicionamiento como un banco cercano, sencillo y transparente” y ahora afronta 2018 como el año en que debe haber un relanzamiento.

La fusión con Banco Mare Nostrum, obviamente, también será un asunto estrella mañana en la junta y el consejo de administración, que será el primero que analizará el acuerdo alcanzado por el Fondo de Reestructuración Ordenadas Bancaria (Frob) para que se formalice esa unión de bancos. Tanto Goirigolzrri como Sevilla se mostraron cautos en sus apreciaciones porque debe ser el consejo del banco el que dé inicio a un análisis profundo de la situación y empiece a poner cifras a esa operación.

En los plazos que se marca Bankia por el momento, la fusión se podría llevar a las juntas de accionistas proximas al veramo y podría completarse durante el último trimestre del año.

Ese análisis, advierte Goirigolzarri, todavía no se ha producido y, por tanto, no hay una estrategia a seguir. En todo caso, cree que el “solapamiento” entre los dos bancos es mínimo porque la presencia de BMN en los antiguos territorios de Caja Murcia, Caja Granada y la balear Sa Nostra no colisiona frontalmente con la de Bankia. Únicamente ven posible colisión de intereses en las más de 120 oficinas de que disponen ambas entidades en Alicante. Preguntado por el futuro de Carlos Egea, presidente de BMN, dijo que tiene una magnífica opinión suya como gestor.

El Corredor: una reivindicación empresarial, no política

Respecto al acto del Corredor Mediterráneo del pasado 14 de marzo en Murcia, al que asistió Goirigolzarri como miembro de la junta directiva de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), ha manifestado que no se trataba de un acto político sino de “una reivindicación empresarial”, y que los empresarios de esta asociación no pueden ser acusados de tener color político alguno.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa