Alivio en el Consell al despejarse el camino para la nueva tele

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, junto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. BIEL ALIÑO

Puig admite que facilita la vuelta de las emisiones y pide dialogar con los ex trabajadores

La Audiencia Nacional declara justificado el ERE que provocó el cierre de RTVV

El Comité de Empresa de RTVV considera la sentencia un “mazazo” y CTG recurrirá al Supremo

27/01/2017 08:40

A juzgar por las caras de satisfacción de los miembros del Consell, la sentencia de la Audiencia Nacional que declara «debidamente ajustado» el ERE de la antigua Canal 9 ha causado un gran alivio en las filas del Gobierno valenciano. Cualquier otro resultado (nulidad o improcedencia) hubiera obligado al Ejecutivo a gastarse un dinero que no tienen -algunos cálculos elevaban hasta 150 millones el coste de la readmisión de los ex trabajadores- y hubiera incluso comprometido el arranque de la nueva televisión.

Además, fuentes de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC) destacaron que el hecho de que no haya sucesión de empresas exculpa a la nueva corporación y, por tanto. despeja el camino para arrancar el proyecto. Aunque la sentencia hace referencia a la antigua televisión, el hecho de despejar la maraña jurídica da mayor seguridad al nuevo proyecto.

A la espera del anunciado recurso al Tribunal Supremo de los sindicatos, el único asunto relacionado con la televisión que sigue vivo en los juzgados es la causa que investiga el agujero de 1.200 millones. Con todo, como publicó EL MUNDO este asunto parece encaminado al archivo.

Así, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, con el camino mucho más despejado para que entre en funcionamiento la nueva radiotelevisión, apostó por poner la vista en el futuro asegurando que el objetivo actual es «impulsar la nueva RTVV y que sea querida y valorada por los valencianos». «Una nueva etapa con una nueva televisión», remarcó el jefe del Ejecutivo valenciano, que matizó que pese a que la sentencia de la Audiencia Nacional allanase el camino para que la futura Corporación Valenciana de Medios de Comunicación pudiera echar a rodar, el proceso para que el servicio publico de radiodifusión volviera «ya estaba en marcha» y recordó que actualmente se encontraban inmersos en la elección de un director general por parte del Consejo Rector.

Sin embargo, pese a que su mirada se enfocase hacia el futuro, Puig no se quiso olvidar de los ex trabajadores del antiguo ente de los que dijo que eran «las primeras víctimas de una decisión profundamente errónea» y negó las acusaciones de que el Gobierno valenciano no haya tenido consideración con ellos. Lo cierto es que tras no cumplir con la fecha de reapertura y poner trabas en la nueva ley a la vuelta de los ex trabajadores, la brecha entre los dos partidos del Consell y los ex de Canal 9 no ha hecho más que crecer.

Previamente, durante la sesión plenaria en las Cortes, la síndic del PP, Isabel Bonig -que no compareció luego ante los medios como el resto de partidos-, señaló que si la Audiencia Nacional les había dado la razón respecto al cierre que realizó Fabra en el año 2013, mostraba que no lo hicieron «todo mal». La líder de los ‘populares’ valencianos indicó también que si la oposición y los sindicatos «no hubiesen hecho demagogia» ahora habría «una televisión abierta, pública y de calidad». Fue entonces cuando Puig subió a tribuna y entró en el cuerpo a cuerpo con la portavoz del grupo popular. El jefe del Consell respondió a Bonig que si de él hubiera dependido «nunca se hubiera cerrado Canal 9», ya que la solución «era la reforma y no la ruptura y el cierre».

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa