Paddy Lowe: ¿por qué dejar la cima de Mercedes para bajar el escalón de Williams?

18.01.201705:00 H.

“La organización global del equipo es mi responsabilidad, pero confío en Paddy Lowe para gestionar la parte técnica. Esencialmente, es el responsable de la fábrica en Brackley (Reino Unido)”. Y esta es una de las razones principales de la marcha de Lowe de Mercedes. El ingeniero británico llegó al equipo con la esperanza alimentada de un horizonte más amplio que el de mero director técnico que ya era en McLaren. Aspiraba -y todavía lo hace- a la posición de ‘team manager’ algún día, posición que Toto Wolff se ha reservado íntegramente para sí en Mercedes. Con el techo marcado, Lowe ha dejado el equipo para intentar culminar en Williams sus ambiciones en la Fórmula 1.

[Bottas ficha por Mercedes: bueno para Hamilton, malo para la F1]

Pese a su envidiable posición en una organización en pleno ciclo ganador, pese a que cuenta con el sueño de cualquier ingeniero, esto es, enormes recursos técnicos y económicos a su disposición, Paddy Lowe decidió bajar escalones en la jerarquía de la Fórmula 1 hacia un equipo que incluso perdió terreno en 2016. En Williams espera culminar su objetivo: ser máximo responsable de un equipo de F1.

[Alonso tiene razón: la ‘Edad de Oro’ de la F1 está sobrevalorada]

Aún no se ha confirmado la noticia, pero Lowe ya no está oficialmente en Mercedes. Todo indica que el equipo británico será su próximo destino. Tras el anuncio de la marcha de Valtteri Bottas y el retorno de Massa, queda confirmar el fichaje del ingeniero británico, aunque se desconoce si Williams y Mercedes han negociado, dentro del paquete global, una más pronta incorporación de Lowe. Porque el equipo alemán anunciaba que este entraba dentro del denominado ‘gardening leave’, que supone un semestre sin poder trabajar en ningún equipo.

Otra de las gotas que colmó el vaso

Último Gran Premio de Japón. Camino del aeropuerto, Wolff se entera de que Lowe, aún en el circuito, interponía una reclamación por iniciativa propia a la maniobra defensiva de Verstappen sobre Hamilton en la ‘chicane’. El austríaco montó en cólera y dio la orden de retirarla. No tenía sentido, además, con el título ya en la mano. Lowe fue desautorizado. Fue una de las últimas gotas que colmaron el vaso. Decidió marcharse.

Toto Wolff (i) y Paddy Lowe (d) (Imago)Toto Wolff (i) y Paddy Lowe (d) (Imago)

El expiloto Alex Wurz presentó a Wolff y Lowe en Mónaco, 2012. Entonces el austríaco era accionista y trabajaba para Williams. Wolff quiso llevárselo. “Hubo conversaciones, hasta que se pararon porque el equipo no estaba dispuesto a gastar lo que Paddy esperaba” recordaba el propio Wolff. Pero el rumbo del austríaco cambió el entrar en el accionariado y la gestión de Mercedes. Y, por ende, también el de Lowe.

“Personalidades totalmente opuestas”

Wolff seguía contando con el ingeniero británico. Se le prometían amplias responsabilidades pero, se comprobó después, su figura serviría a una doble misión que no culminó sus aspiraciones personales. Mercedes se hacía con uno de los ingenieros más brillantes de la Fórmula 1 actual. Pero Lowe también servía a Wolff para desplazar a Ross Brawn. Lowe aspiraba a ocupar una posición similar a la de Brawn, que contaba con amplias responsabilidades políticas además de las técnicas.

[De corbata y con el pie a tabla: la nueva F1 convierte las curvas en rectas]

“De alguna manera, Paddy y yo tenemos personalidades totalmente opuestas”, explicaba el responsable de Mercedes en la revista ‘Motosport’ respecto a su complementariedad con el británico. “Tiene una gran educación, es muy preciso, analítico, nada político, muy claro y directo. Es alguien escéptico para la ingeniería, pero no para la visión de la situación global. Yo soy todo lo contrario, me guío por el instinto, lo que puede ser perjudicial en la Fórmula 1 si no eres consciente de ello.Todas las decisiones que haces deben ser científicas y basadas en datos. De modo que es mi socio perfecto en el equipo”. Sí, pero por debajo del austríaco. Ahora, paradójicamente, Paddy Lowe cerrará el círculo con Williams, al que Wolff quiso llevar inicialmente y con quien empezó en la Fórmula 1.

Nico Rosberg y Lewis Hamilton bañan de champán a Paddy Lowe tras el GP de México (Henry Romero/Reuters)Nico Rosberg y Lewis Hamilton bañan de champán a Paddy Lowe tras el GP de México (Henry Romero/Reuters)

Treinta años en la Fórmula 1

Lowe es una de las figuras técnicas destacadas del ‘paddock’, aunque más experto en el área mecánica que en la aerodinámica. Comenzó en la Fórmula 1 en 1987 como ingeniero responsable de electrónica en Williams. En el pasado Gran Premio de Bélgica logró su victoria 150 en la Fórmula 1. Para Frank Dernie, responsable técnico de Williams con Patrick Head en los ochenta, Lowe “era la mente más brillante” que había tenido nunca a su cargo. En Williams fue uno de los artífices —responsable del software— de las famosas suspensiones activas que permitieron arrasar al equipo en 1992 y 1993 con Mansell y Prost.

[Ferrari ataca a Mercedes en los despachos]

A final de aquel año fue fichado por McLaren, donde lideró algunos importantes avances técnicos de la Fórmula 1, como la frenada asistida, prohibida por la FIA tras dos victorias consecutivas. Entre otros proyectos también dirigió la puesta en marcha del simulador de McLaren, un área aún en pañales en la disciplina. Tras diferentes posiciones (‘Chief Engineer of Systems Development’ en 2001 y ‘Engineering Director’ después), en 2011 ascendió a la máxima responsabilidad técnica en McLaren. Tras dos décadas en el equipo, su marcha se confirmaría después como un duro golpe para McLaren.

En Williams nos dará la respuesta

Lowe dejó Woking ha coordinado Brackley con Brixtworth (motores), pero sus campo de acción se ceñía al área técnica. Los monoplazas alemanes no solo han brillado por sus propulsores, también por un sensacional chasis. Aunque siempre estuvo en la sombra de Toto Wolff, que tiene a Niki Lauda como referencia para contrastar las decisiones importantes. Mercedes tampoco parece haber valorado suficientemente su figura cuando no ha reaccionado ante la oferta de Williams. No deja de resultar sintomático que Lowe aba semejante plataforma profesional después de tres títulos consecutivos.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

“Es alguien muy analítico. Cuando va a un restaurante hace un análisis —fortalezas, debilidades, oportunidades, amenazas—, y le lleva media hora. Pero es exactamente lo que necesito, alguien que consiga la mayor cantidad de información para tomar la mejor decisión, y es realmente diligente”. Wolff definía la personalidad objetiva y aséptica del ingeniero británico, tan apta para la parte técnica de la Fórmula 1. En el futuro, su experiencia con Mercedes facilitará que en Williams se le escuche más para abrir la chequera. Amable, educado y culto, buen coordinador de equipos humanos desde un punto de vista técnica, afrontará el desafío de dejar su sello en la nueva etapa del equipo británico, en plena crisis técnica ¿valdrá para dirigir un equipo de Fórmula 1 algún día? En Williams nos dará la respuesta.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa