McLaren/Honda, como el petrolero que gira, pero en la dirección opuesta

11.03.201705:00 H. – Actualizado: 9 H.

“El único inconveniente es que quizás haya ahora menos paciencia, pero al mismo tiempo hay más comprensión de la situación. No tienen mucha paciencia, pero la comprenden y puedes mantenerles tranquilos. Pero la paciencia es muy frágil”. Éric Boullier resumía de esa manera el estado de sus pilotos al término de la pretemporada… de 2015. McLaren había logrado ligeros progresos, pero nada espectaculares. Fernando Alonso y Jenson Button mantenían el tipo. El británico está viviendo hoy la buena vida, pero ¿dónde estará la paciencia del español tras el desastre vivido en este arranque de 2017, tercer año ya de Honda en la Fórmula 1?

Alonso ha empezado a dar señales de perder esa paciencia, aunque lo haya hecho manteniendo el tipo. “McLaren está preparado para ganar, pero no Honda”, denunciaba el miércoles, señalando directamente al fabricante japonés. Posiblemente, con la complicidad de la cúpula del equipo. El MCL32 se paró dos veces cada día en las dos siguientes jornadas. No ha superado las once vueltas seguidas. Con el panorama ofrecido por la pretemporada recién clausurada, McLaren no solo no ha logrado acercarse a Mercedes, Ferrari o Red Bull, es que, a día de hoy, ha perdido terreno frente a varios equipos.

Rodar con un paracaídas abierto

Los cronos no reflejan la competitividad de un monoplaza. Alonso nos recordaba en Instagram que conviene no hacer mucho caso a la pretemporada porque “no sirve para nada” para establecer jerarquías. Son muy variados los elementos que reflejan la competitividad global de un monoplaza. Pero en el caso de McLaren el retroceso en esta pretemporada ha sido indiscutible en todos los terrenos.

En 2016, McLaren acumuló un total de 710 vueltas en una pretemporada discreta, aunque entonces no muy lejos de Renault y Force India y con Manor, Haas y Sauber por detrás. Su mejor crono (Button: 1.24.714) quedó a dos segundos del mejor tiempo. Este año, el MCL32 ha sido el último en kilometraje, incluso con menos vueltas que las acumuladas en 2016. La referencia de Stoffel Vandoorne está a casi tres segundos del tiempo de Kimi Raikkonen. Mientras Ferrari ha bajado casi cuatro segundos sus registros del pasado año, McLaren ha mejorado con su tiempo en siete décimas… la pole de Hamilton en el Gran Premio de España (1.22.000).

La pretemporada de F1 terminó este lunes para Fernando Alonso y el resto de la parrilla (Toni Albir/EFE)
La pretemporada de F1 terminó este lunes para Fernando Alonso y el resto de la parrilla (Toni Albir/EFE)

“La parte del chasis es difícil porque no estamos atacando la velocidad a la que otros están rodando debido a la falta de potencia”, resumía Alonso la pasada semana. El MCL32 es un monoplaza que “va bien, responde bien a los cambios, y todo funciona”, continuaba. “Estoy contento con el equilibrio general, contento con cómo atacar en las curvas, no creo que estemos demasiado lejos en lo que se refiere al chasis”. Pero su desarrollo ha quedado truncado. Alturas, suspensiones, degradación de neumáticos en diferentes tandas… ¿Cuánta información crucial ha dejado de ganar el equipo británico? En su caso, es el motor, que no empuja sino que lastra como un paracaídas abierto. Cuando no se para.

“Asustados con la situación”

“Honda la ha c…. con el motor, y bien”, confesaba a El Confidencial una fuente más que solvente antes de comenzar los primeros entrenamientos de pretemporada. Ya se han comprobado. Este viernes, en la revista americana ‘Racer’, Yusuke Hasegawa reconocía con dolorosa y preocupante sinceridad hasta qué punto el desconcierto es total en Honda. El dato más preocupante si se proyecta hacia esta nueva temporada. “Conocíamos el nivel de rendimiento de nuestro motor, pero no el de los otros equipos”, declaró. “Así que desde el punto de vista las comparaciones, estamos un poco asustados de la situación, y es demasiado optimista para nosotros esperar un buen resultado en Melbourne”.

Pero hay algo peor. “Desde el punto de vista de las averías sufridas, no esperaba tanta variedad de problemas. Todo lo que nos hemos encontrado no estaba en el ‘dyno’ (banco de pruebas)”. El técnico japonés apuntó que han mejorado el rendimiento del motor; pero que la mejora en los demás es mejor y más elevada que la suya. “Podemos estar incluso más retrasados, lo que es muy decepcionante”. Y demoledor. Si algo han confirmado las unidades híbridas durante estos cuatro años es que no existen los milagros ni los atajos para ganar prestaciones de forma inmediata. La situación dependerá de hasta qué punto los problemas en la nueva unidad de potencia de Honda se pueden solucionar a corto o largo plazo. De momento, ya hemos escuchado a Hasegawa

“Los equipos de Fórmula 1 son superpetroleros”, explicaba tras la pasada temporada Boullier para ilustrar los ciclos de mejora. “Comienzas a girar y no pasa nada, pero poco a poco empiezan a hacerlo y giran cada vez más rápido. Cuando me uní a McLaren no pasaba nada, y ahora está reaccionando. Ahora nos vamos moviendo más rápido en la curva de progresión. Y esto es bueno”. Un año después, el petrolero de McLaren y Honda sigue girando. Pero si los problemas de Honda son estructurales, costará tiempo recuperar el rumbo. Porque ahora se navega en la dirección equivocada.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa