Lo de Sergio Llull no es arrogancia… va sobrado: "Ha salido bien, pero a veces la lío"

19.02.201722:36 H.

Quizá no haya arma importante para un jugador que la confianza en sí mismo, la capacidad de que puede hacer todo lo que se proponga. Eso no quiere decir que lo consiga; hace falta algo más que ganas y deseo para hacer algo. Pero cuando eso se junta con un gran talento y unas buenas condiciones físicas, el resultado suele ser espectacular. Es lo que pasa con Sergio Llull, que va sobrado de todo.

[El Madrid ganó la Copa “por dos grandes… dos grandes tamaños”]

El base del Real Madrid dio en la Copa del Rey otra exhibición de liderazgo y sangre fría. Promedió 22,3 puntos, la marca más alta de 1997 y fue decisivo en los dos últimos partidos: suyos fueron los últimos 7 puntos del Real Madrid en el tiempo reglamentario de la semifinal contra el Baskonia y los últimos 10 en la final contra el Valencia Basket. Todo eso le valió el título de ‘MVP’, el segundo que consigue en su carrera.

[La fe de Sergio Llull hace al Real Madrid campeón]

Con el trofeo de mejor jugador del torneo disputado, Llull se convierte solo en el segundo jugador que gana el ‘MVP’ más de una vez en la Copa. El otro es su compañero Rudy Fernández, que ha sido distinguido tres veces con el galardón. Llull ya lo había ganado en el 2012, cuando el Real Madrid rompió una sequía de 19 años en la edición que se jugó en el Palau Sant Jordi de Barcelona. No son los únicos trofeos individuales que tiene en su vitrina: también ha sido elegido ‘MVP’ de los dos últimos ‘playoffs’ de la Liga Endesa y de la Copa Intercontinental de 2015.

“Lo podía haber ganado Randolph, Luka o Ayón”

“El ‘MVP’ lo podía haber ganado Randolph, que ha hecho tres ‘partidazos’; lo podía haber ganado Luka, que se ha salido con 17 años; o Ayón, que ha estado muy bien”, dijo Llull. Pero lo ganó él, entre otras cosas por su capacidad para ser decisivo cuando más quema el balón, algo que lleva demostranado ya algunas temporadas. En la Copa de 2014 ya le dio el título al Madrid con una canasta a una décima del final.

[Felipe Reyes llegó a la final ‘por poco’ tras viajar a Madrid por su nueva paternidad]

“Va con el carácter de cada uno. No me gusta perder a nada”, dijo. “Tengo la confianza del entrenador y mis compañeros e intento asumir la responsabilidad. A veces sale bien, como hoy, pero a veces la lío. En esos momentos no me voy a esconder”. La confianza de Llull en sí mismo es tan alta que roza la arrogancia. Lo que impide que caiga en ella es su capacidad para reconocer sus erorres. “Cuando me voy a casa, y he hecho un partidazo, me voy pensado en lo que he hecho mal. Va un poco con mi manera de ser, con los valores que me inculcaron mis padres”, explicó.

Laso y Llull, tal para cual

Las capacidades de Llull se refuerzan por un contexto que las potencia mejor que ningún otro (al menos en Europa, habrá que ver lo que pasa si algún día da el salto a la NBA). De eso tiene culpa Pablo Laso, con el que mantiene una estrecha relación que explica los éxitos de uno y de otro y por ende los de todo el equipo. “Cuando llegó este señor (Laso) empezamos a ir para arriba, nos hizo jugar de una manera que nos beneficiaba a todos. Nos dio su estilo de juego y su confianza. Nos dio ese empujón que necesitábamos para tener estos años tan buenos”, explicó el menorquín.

[Los rookies Abrines y Hernangómez, según Scariolo]

“A mí me pasa como a él”, respondió después de Laso. “Una pesona muy cercana a mí, cuando me cabreo con él, me dice: “Si es igual que tú”. Todavía estoy pensando en la moña que se ha tirado al lado del banquillo. Pero me acuerdo menos de los dos ‘triplones’ que se ha tirado antes. El equipo tiene confianza en él y él tiene confianza en sí mismo”, añadió el entrenador madridista, que afirmó que “la grandeza de Llull no son los triples”. “Si no le llega a dar el pase a Randolph para el triple contra el Andorra…”.

[Lea más noticias de baloncesto]

Llull es el jugador perfecto para el Real Madrid de Laso. Primero, porque encaja como un guante en un estilo que ha llevado al equipo a jugar 17 de 23 finales posiles y ganar 13 títulos. Y segundo, porque lleva el madridismo en la sangre. “Hay muchos niños que sueñan con jugar en la NBA; yo soñaba con jugar en el Real Madrid y sigo viviendo ese sueño”, dijo cuando renovó en julio de 2015. Año y medio después, no parece que se haya despertado.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa