El Valencia le arrebata el factor cancha al Baskonia (82-83) de la mano de San Emeterio

San Emeterio (d) entra a canasta ante Adam Hanga (izda.). ADRIAN RUIZ DE HIERROEFE

El alero español lidera al Valencia Basket con 24 puntos y 7 rebotes

Quién sabe si la oportunidad es única, al menos a corto plazo. Con el Barça fuera de juego en cuartos, no habrá un clásico en la final por vez primera en seis temporadas. Una ventana abierta a la ilusión para la clase media-alta de la competición, categoría que Valencia y Baskonia representan como pocos equipos. Una serie que promete ser apasionante y que comenzó este martes con victoria taronja en el Buesa Arena, apropiándose del factor cancha que de entrada correspondía a los baskonistas. [Narración y estadísticas: 82-83]

Fue un partido extraño porque quizá los locales ofrecieron mejores sensaciones, pero el factor San Emeterio fue decisivo. No sólo por sus números (24 puntos y siete rebotes), sino también porque se echó a su equipo a la espalda cuando pintaron bastos. Una exhibición tremenda, con Sastre como asociado, en la que fue su casa y en cierta medida siempre lo será.

Un punto fue el que entregó el encuentro a los de Pedro Martínez, lo que habla a las claras de la igualdad entre las dos plantillas y avanza el camino por el que transcurrirá la semifinal. No le bastó al Baskonia con una segunda parte colosal de Larkin ni con incorporar para la causa al recién fichado Ledo tras sus pobres actuaciones contra el Gran Canaria. Entre ambos fueron cimentando la victoria, pero el Baskonia descarriló en los minutos finales y acabó sintiéndose agraviado por una falta táctica de Sastre al final que pudo castigarse como antideportiva. Lo bueno de los playoffs es que garantiza una oportunidad de revancha inmediata: el jueves mismo.

Arreones del Valencia

La igualdad reinó en el primer cuarto y medio del encuentro hasta que el Baskonia puso velocidad de crucero para irse con ocho de ventaja al descanso. Los locales ofrecían un mejor nivel general, con más intensidad, pero el Valencia conseguía agarrarse al choque a base de arreones de anotación, en parte porque no lograba encontrar a Dubljevic.

El Baskonia se encontraba cada vez más cómodo, con Larkin magistral con el balón y Ledo como gran descubrimiento: 10 puntos, cuatro en sus tres primeros partidos de azulgrana. Sólo San Emeterio, heroico, mantenía viva la llama del Valencia frente a la pareja de amigos norteamericanos.

El triple de Oriola sobre la bocina del tercer cuarto resultó crucial para que la distancia no fuera inasumible para los visitantes. Viendo que el choque se le iba, Pedro Martínez dispuso una zona con la que al fin el Valencia logró ponerse por delante (77-78) por primera vez desde el inicio del segundo cuarto. Larkin tuvo el triple de la victoria para el Baskonia, pero el cupo de magia lo tenía ya cubierto.

Let’s block ads! (Why?)

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa