‘Sé quién eres’: la familia genera monstruos

se-quien-eresEn la pasada noche terminaba la primera (y quizá también única) temporada de ‘Sé quién eres’, una producción televisiva nacional que, aún sin alcanzar a referentes anglosajones, ha dignificado el thriller en nuestras pantallas. Y lo ha hecho además en Telecinco, cuyo enfoque para las series resultaba tradicionalmente pacato. Ya tras su primer capítulo, esta creación de Pau Freixas (‘Los Misterios de Laura’, ‘Polseres vermelles’) y Filmax TV pintaba muy bien. Y lo cierto es que 16 capítulos después, a pesar de ciertas flaquezas ocasionales, su final no ha decepcionado en absoluto y ha cerrado su trama estupendamente, dejando la sensación de no haber empleado horas de sueño en vano.

Es cierto que la ajustada duración del piloto fue un espejismo y pronto los episodios comenzaron a prolongarse hasta cerca de la 1 de la mañana, agravándose por su demorado comienzo, que no pocos días se aproximaba a las 23:00 horas, ahí es nada. Y es cierto, así mismo, que la decisión de emitir la serie completa en lugar de en dos temporadas separadas cuando ya estaba en emisión, provocando un parón en la emisión, supuso cierto bajón que se tradujo en una pérdida de audiencia (aunque ha logrado mantener un share muy digno hasta el final).

Tras él, los guiones comenzaron a parecer erráticos, sin rumbo, desplegando infinitos cabos que se antojaban imposibles de atar, dejando caer sin mucha justificación a personajes con gran peso inicial (como los de Carles Francino y Nancho Novo) e introduciendo otros de manera aparentemente incoherente y caprichosa (el Inspector Barros, interpretado por Pere Arquillué, que parecía hacer luz de gas a un Pepón Nieto que hasta ese momento brillaba).

Sin embargo, poco a poco la tensión fue reconduciéndose y, gracias a algún sorprendente golpe de efecto (–¡ATENCIÓN, SPOILER!–la inesperada aparición con gran protagonismo de Ana Saura –FIN DEL SPOILER–), ha logrado recobrar el interés que despertó inicialmente, haciendo que el complejo puzzle fuera tomando forma hasta su intensa media hora final (también se agradece que no haya un happy ending al uso… ¿o sí lo es?). Además, es muy loable que lo haya hecho empleando de manera muy inteligente las localizaciones –se agradece ver Barcelona y alrededores en una serie– y con una gran factura técnica –con iluminación, fotografía y realización realmente audaces, algo poco frecuente en nuestro prime-time–.

También ha contado con una buena dirección de actores, creíbles y solo esporádicamente sobreactuados, con muchos noveles prometedores comandados por los sólidos trabajos de Blanca Portillo y Francesc Garrido. Y. por supuesto, con una gran historia detrás de ese juego de espejos, que muestra cómo el amor, ya sea romántico, sexual o paternofilial, puede corromper los principios de cualquier ser humano hasta convertirnos en monstruos. ‘Sé quién eres’ ha acertado donde ‘Acusados‘, ‘Bajo sospecha’, ‘Mar de plástico’ y ‘Vis a vis’ (la prueba de que condensar las dos temporadas en una ha salvado la serie) acabaron fracasando, y se sitúa como un esperanzador referente para el futuro televisivo de la producción nacional.

La noticia ‘Sé quién eres’: la familia genera monstruos es de jenesaispop.com.

Notas recomendadas

Déjanos tu comentario, tu opinión importa